Vox logra entrar en la Mesa del Congreso con una vicepresidencia

Política y Conflictos

Vox logra entrar en la Mesa del Congreso con una vicepresidencia
Foto: Ballesteros

Vox ha logrado entrar en la Mesa del Congreso al menos con una vicepresidencia, en concreto la cuarta, que ocupará Ignacio Gil Lázaro, tras conseguir 52 votos, todos los de su formación política.

Como vicepresidente primero de la Mesa ha resultado elegido el diputado del PSOE, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, con 108 votos; la segunda será Ana Pastor, del PP, con 101 votos; y la tercera la ocupará Gloria Elizo, de Unidas Podemos, que obtuvo 77 apoyos en la sesión constitutiva del Congreso. Para las cuatro vicepresidencias, solo se han presentado cuatro candidatos, por lo que tenían garantizada su elección.

Este resultado ha llegado después de horas de incertidumbre sobre si los demás partidos políticos aplicarían un cordón sanitario a Vox. Los contactos y la alianza que intentaron PP y Ciudadanos para dividirse con Vox los cuatro miembros previstos para la oposición no prosperaron, pues la formación de ultraderecha se negó a ceder uno de los cargos que creía que le correspondían y el PP ha acabado votando a su aspirantes, lo que ha impedido el veto a Vox.

Si el PSOE y las demás formaciones de izquierda a favor de hacer un cordón sanitario hubiesen renunciado a ocupar la vicepresidencia primera y presentado un quinto candidato, el reparto de votos entre podría haber dejado a Vox fuera. Al no haber un tercer candidato de las fuerzas de izquierda que superase el número de votos de Vox, los 52 diputados de este partido han sido suficientes para que entre a formar parte de la Mesa del Congreso.

Dado que la candidata de Unidas Podemos, Gloria Elizo, ya contaba con el apoyo de JxCAT y ERC, el PSOE podría haber dividido sus 120 votos entre dos candidatos a las vicepresidencias, siempre que hubiese renunciado a ocupar la primera en favor del PP, que cuenta con sus 89 diputados.

Fuentes de la dirección del grupo socialista han recordado a Efe que la semana pasada ofrecieron al PP una distribución de la Mesa del Congreso de tres puestos para el PSOE, tres para los populares, dos para Unidas Podemos y una para Ciudadanos. Como el PP rechazó esta propuesta, las fuentes recalcan que consideraron que excluir a Vox de la Mesa ya no era responsabilidad de los socialistas.

Desde la dirección del PP han criticado que el PSOE «acaba de meter a Podemos y a Vox en las vicepresidencias del Congreso», mientras que Ciudadanos no ha entrado por el «cordón sanitario» que atribuyen a los socialistas. También han reprochado la actitud de Vox, que rechazó un pacto para repartir dos puestos de la Mesa para el PP, uno para ellos y otro para Ciudadanos.