Volkswagen suspende a un directivo por el escándalo de las pruebas con monos y humanos

Mundo Ethos

Volkswagen suspende a un directivo por el escándalo de las pruebas con monos y humanos
Foto: José M. Rincón

La compañía alemana Volkswagen ha suspendido este martes a uno de sus directivos por el escándalo de los experimentos realizados con monos y humanos para medir el nivel de contaminación que producen sus motores diésel, informa AFP.

Thomas Steg (…) ha sido suspendido de sus responsabilidades hasta que estos acontecimientos se esclarezcan”, ha dicho la empresa en un comunicado. Además, ha asegurado que “las investigaciones avanzan a gran velocidad”.

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, ha dicho que Steg ha reconocido su responsabilidad en los hechos. “El señor Steg ha declarado que asume toda la responsabilidad, esto yo lo respeto”, ha dicho en el comunicado.

La dirección de Volkswagen había prometido “consecuencias” internas para quienes permitieron llevar a cabo estas pruebas con monos y humanos que han provocado un verdadero escándalo en el sector automovilístico.

Thomas Steg, el responsable de relaciones públicas del grupo, dijo al diario alemán Bild que “este estudio nunca debería haberse realizado, con hombres o con monos. Lo que sucedió nunca debería haber sucedido, lo lamento realmente”.

Sin embargo, Steg ha reconocido que estaba informado de que se pretendían realizar pruebas con humanos. “Los investigadores estadounidenses querían hacer ensayos voluntarios con humanos”, ha explicado. “Respondí entonces que no lo podía autorizar y se decidió hacer el estudio con monos”.

Los experimentos fueron realizados por EUGT, un organismo de investigación financiado por Volkswagen y sus competidores Daimler, BMW y Bosch.

Müller se disculpó anoche durante una recepción de empresarios en Bruselas por estos experimentos, que calificó de “repugnantes y anti-éticos”.

Esta decisión ha llegado el mismo día en que la Comisión Europea ha instado a las autoridades alemanas a emprender acciones “urgentes” contra los fabricantes que sometieron a monos y humanos a emisiones de vehículos diésel para demostrar que estas no eran tan nocivas para la salud como se cree.