The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

Volkswagen pagará una multa de 1.000 millones de euros por el caso de los motores trucados

Redacción TO
Foto: Julian Stratenschulte | AP

La fiscalía de Brunswick ha impuesto una multa de 1.000 millones de euros a la empresa alemana automovilística Volkswagen debido al caso de los motores trucados –o ‘dieselgate’– que estalló en 2015. Volkswagen ha aceptado la multa, cuya mayoría corresponde a una compensación de 955 millones de euros por los beneficios obtenidos, y ha admitido su responsabilidad en un comunicado oficial a través de su página web.

La fiscalía alemana ha comentado que “se trata de una de las multas más elevadas hasta ahora impuesta a una empresa en Alemania”. La constructora pagará el importe de la multa en un plazo de seis semanas al estado regional de Baja Sajonia, informa AFP. Volkswagen anunció y vendió alrededor de 10 millones de vehículos con motores diésel trucados de tipo EA 288 y EA 189 en Estados Unidos y Canadá entre 2007 y 2015, de acuerdo con la información recabada por la fiscalía de Brunswick, ha apuntado la compañía. Ha añadido que la admisión de la responsabilidad supone un paso hacia la resolución de todos los procedimientos en contra de Volkswagen y sus antiguos y actuales responsables y de sus empresas intermediarias.

En la misma línea expiatoria, en septiembre de 2015 Volkswagen reconoció haber puesto en 11 millones de sus coches un programa informático que falseaba los resultados de los tests de emisión de gases contaminantes. El análisis de las emisiones contaminantes, que provocan enfermedades respiratorias y cardiovasculares, demostró que los vehículos afectados de esta constructora alemana utilizaban un 14% más de diésel tras la revisión, según la Asociación Australiana del Automóvil (AAA). Esta entidad publicó otro estudio en marzo que informaba de que Volkswagen todavía no había modificado los motores para respetar la normativa anticontaminación.

Recientemente, un tribunal austriaco ordenó a Volkswagen devolver 29.000 euros a una clienta, lo que suponía el precio de compra de su vehículo afectado por un motor trucado más los intereses. El bufete de abogados que se encargó del caso declaró que era “la decisión más favorable para el comprador de un coche en la historia”.