The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Un virus conocido como "el ébola de las plantas" asola los cultivos de mandioca africanos

Redacción TO
Foto: Rebecca Blackwell | AP Images / Archivo

El “ébola de las plantas”, o virus de las marcas marrones, como tambien se le conoce, ha provocado pérdidas que suman casi hasta el 90-100% de los cultivos de mandioca infectados. Esta enfermedad, que se ha extendido en los últimos años desde el este de África a la zona central, podría generar una crisis alimentaria en el continente. Los investigadores temen que esta plaga siga avanzando y pueda diezmar la cosecha de yuca, una de las comidas más vitales del continente. 

La mandioca, un tubérculo rico en almidón, es la tercera mayor fuente de carbohidratos en los países tropicales y es vital para la subsistencia de muchos agricultores. África es uno de los mayores productores mundiales de esta planta: aporta un 57% de la producción que alimenta a unos 800 millones de personas en todo el mundo. Varios expertos de 12 países africanos han pedido medidas urgentes para evitar “un desastre alimentario” en el continente. “Nosotros le pedimos al gobierno que ponga en marcha un sistema de alerta temprana y que dé una respuesta estratégica a esta enfermedad”, ha dicho Justin Pita, presidente ejecutivo del Programa de Epidemiología de Virus en el África Occidental.

El programa trata de hacer entender el impacto del virus en los campos de mandioca en el África occidental a través de entrevistas de campo y sistemas modernos de monitorización ambiental en países de mayor producción de este tubérculo como Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria o Togo. También pretende que los políticos y las empresas sean conscientes del efecto económico de esta crisis, de manera que promuevan medidas de choque para solventar el problema, según la plataforma Srec, que se implica en las sociedades rurales, el medio ambiente y el clima en África occidental.

Corneille Ahanhanzo, un investigador de Benín, ha señalado que no son suficientes los recursos, el tiempo y las investigaciones sobre el avance de la plaga y ha reivindicado que “es el momento de que los investigadores se pongan de pie frente a esta enfermedad que va a convertirse en el “ébola de las plantas”, informa AFP.