Una universidad ofrece 4.000 euros por infectarse con una enfermedad respiratoria

Sociedad

Una universidad ofrece 4.000 euros por infectarse con una enfermedad respiratoria
Foto: Jae C. Hong

La Universidad de Southampton, Reino Unido, ofrece hasta 3.526 libras, unos 4.000 euros, por dejarse infectar de forma deliberada con tos ferina, una infección del sistema respiratorio altamente contagiosa que continúa siendo una causa principal de mortalidad infantil en el mundo. Los científicos esperan poder estudiar la enfermedad de cerca para desarrollar una nueva vacuna que combata las bacterias de forma más efectiva.

La tos ferina o pertussis es una enfermedad bacteriana que se transmite por el aire. Si bien en los adultos parece un simple resfriado, para los bebés y los niños puede suponer la muerte. Por eso, el equipo científico de Southampton, en su búsqueda por mejorar la vacuna contra esta enfermedad, requiere 35 voluntarios. La edad de los mismos oscilará entre los 18 y los 45 años y además deberán estar dispuestos a permanecer en una unidad de aislamiento durante al menos 17 días en donde el servicio médico observará el desarrollo de los síntomas.

De todos los voluntarios, solo enfermarán algunos, ya que, en realidad, los científicos buscan a un perfil de portador silencioso, es decir,  a una persona que sea inmune a la infección de manera natural. Estas personas todavía podrían transmitir la infección, si bien nunca padecerán tos ferina, pues tienen inmunidad suficiente para combatir la enfermedad sin necesidad de vacunarse.

Es cierto también que existe a día de hoy una vacuna para prevenir la pertussis, sin embargo, no es tan eficaz como los médicos quisieran y su protección se desvanece a lo largo de los años. Por otro lado, los antibióticos pueden evitar hasta cierto punto que la gente propague la tos, pero esto no significa que tengan plena consciencia de su condición de portadores silenciosos.

Algunas personas, sin embargo, son completamente “impermeables” a la infección. Comprender por qué ocurre esto podría ayudar a diseñar una vacuna más efectiva. «Queremos saber qué tienen de especial estas personas y por qué no podemos convertirlas en portadoras silenciosas aunque las infectemos deliberadamente», ha dicho el investigador principal, Robert Read, director del Centro de Investigación Biomédica de Southampton NIHR.

Este experimento humano es parte de una colaboración respaldada por la Fundación Bill y Melinda Gates, así como por la industria farmacéutica, estimada en 24 millones de libras. La tos ferina mata cada año a miles de niños en todo el mundo, por eso experimentar con nuevas y mejores curas cuenta con un gran apoyo internacional.