Una nueva alianza francoalemana provoca la crítica de los nacionalistas

Política y Conflictos

Una nueva alianza francoalemana provoca la crítica de los nacionalistas

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han firmado este martes un nuevo tratado para acercar a los dos países y hacer avanzar la Unión Europea, lo cual ha provocado el rechazo y la crítica entre los nacionalistas de los dos países, informa AFP. El presidente francés ha acusado a estos de propagar «mentiras» peligrosas sobre el tema y de ser «cómplices» de crímenes históricos. «Los que olvidan el valor de la reconciliación franco-alemana son cómplices de los crímenes del pasado, los que caricaturizan o propagan la mentira hieren a los pueblos que pretenden defender», ha dicho.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han firmado este martes un nuevo tratado para acercar a los dos países y hacer avanzar la Unión Europea, lo cual ha provocado el rechazo y la crítica entre los nacionalistas de los dos países, informa AFP. El presidente francés ha acusado a estos de propagar «mentiras» peligrosas sobre el tema y de ser «cómplices» de crímenes históricos. «Los que olvidan el valor de la reconciliación franco-alemana son cómplices de los crímenes del pasado, los que caricaturizan o propagan la mentira hieren a los pueblos que pretenden defender», ha dicho.

Al llegar el martes a Aquisgrán, en Alemania, los dos dirigentes recibieron abucheados de decenas de personas, algunas con chalecos amarillos, símbolo de protesta social que atraviesa Francia. La extrema derecha, tanto en Francia como en Alemania, y la izquierda radical han multiplicado las virulentas críticas al nuevo tratado de cooperación franco-alemana, agitando el espectro de una pérdida de soberanía que inquieta a los nacionalistas.

Los últimos días han circulado rumores sin fundamento sobre la supuesta intención de Francia de compartir con Berlín la banca permanente de París en el Consejo de Seguridad de la ONU, como asegura la francesa Marine Le Pen, o hasta el de la cesión de Alsacia y Lorena a Alemania. Para desmentir estos rumores, el palacio del Elíseo publicó el lunes por la noche en su página web un texto que quiere contar «toda la verdad» del tratado de Aquisgrán. En Alemania, el dirigente de extrema derecha Alexander Gauland acusó el lunes a París y Berlín de querer con el tratado crear «una super-UE» dentro de la Unión Europea.

Desafiando esas críticas, Macron y Merkel han afirmado su intención de hacer «converger» sus políticas en todos los sectores, de la economía a la defensa, pasando por la educación, la investigación o la política exterior. «Ratificamos nuestra convergencia económica y social, el acercamiento progresivo de nuestras sociedades, el acercamiento de las regiones transfronterizas, la creación de una nueva dinámica», ha dicho Macron.

Tanto Merkel como Macron han reafirmado su voluntad de hacer emerger en el futuro un cuerpo militar europeo y juzgan que sus países tienen un papel central en el tema. Francia y Alemania han adoptado una «cláusula de defensa mutua» en caso de agresión, sobre el modelo de la que prevé la OTAN. Podrán desplegar medios militares juntos en caso de ataque terrorista o cooperar sobre los grandes programas militares.

París y Berlín esperan con su alianza reafirmar el proyecto europeo, debilitado por el antieuropeísmo a cuatro meses de las elecciones europeas de mayo. «En momentos en que Europa se encuentra desestabilizada por el Brexit y amenazada por los nacionalistas y por desafíos que sobrepasan el marco de las naciones, Alemania y Francia deben asumir sus responsabilidades y mostrar la vía», ha destacado el presidente francés.