The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Una niña de cuatro años muere en Alepo tras confundir una bomba con un juguete

Alaa Al-Faqir

Emam Mohamed, de sólo cuatro año, ha fallecido tras las lesiones sufridas al explotarle una bomba de racimo que había cogido tras confundirla con un juguete. La pequeña llegó al hospital con múltiples heridas de metralla en el abdomen y con las dos piernas rotas.

Sus dos hermanas, de siete y diez años, también se vieron afectadas aunque su vida no corre peligro. Un activista del Centro de Prensa de Alepo ha señalado que con frecuencia bombas de racimo un poco más pequeñas que un balón y con un color plateado, atractivas a los niños, son con frecuencia lanzadas sobre barrios rebeldes. Jim Murphy, director adjunto de la organización Human Rights Watch, ha difundido la noticia a través de Twitter y también ha afirmado que es algo que ocurre con frecuencia. 96 niños han muerto en los bombardeos en Alepo en la última semana y solo quedan seis centros sanitarios en los que tratar a las víctimas.