The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Una empresa china enferma a un perro clonado con ateroesclerosis

Redacción TO

La empresa biotecnológica china Sinogene ha creado voluntariamente un perro enfermo de ateroesclerosis, informa la CNN. Los científicos de esta compañía china clonaron a un beagle sano llamado Apple y, una vez tuvieron su material genético preparado, lo modificaron con la polémica técnica de edición genérica CRISPR para que el ejemplar clonado, al que han llamado Longlong, naciera con esta enfermedad hereditaria.

La ateroesclerosis es un síndrome que paulatinamente va recubriendo de grasas las paredes de las arterias hasta que estas terminan por taponarse y es una de las principales causas de infartos y enfermedades cardíacas en el mundo. El objetivo de este experimento es entender mejor la ateroesclerosis para poder tratarla y finalmente curarla en humanos, ya que las enfermedades cardiacas causaron la muerte a 17.7 millones de personas solo en 2015, lo cual representó más del 30% de todos los fallecimientos del mundo ese año, según datos de la Organización Mundial de la Salud. (OMS).

Según Sinogene, Longlong es el primer perro del mundo en ser clonado a partir de otro animal cuyo genoma fue previamente editado de manera artificial. La empresa china también ha clonado a otros dos cachorros de esta manera, lo cual significa que la compañía tiene a cuatro perros genéticamente idénticos (salvo por la edición practicada): Apple -el original y el donante del resto-, Longlong y otros dos beagles: Xixi y Nuonuo.

La propia empresa ha explicado la elección de perros en lugar de otros animales para la realización de este experimento. "Los perros son los que comparten más enfermedades hereditarias con los seres humanos, lo que hace de ellos los mejores modelos de enfermedades para estudiar", justifica el director técnico de Sinogene, Feng Chong. Los investigadores aseguran que, hasta la fecha, ninguno de los perros ha mostrado síntomas del síndrome, es decir, que están sanos, pero que monitorizan su estado de salud muy de cerca. La empresa también ha empezado ya a tratar con medicamentos a estos animales, todavía sanos a pesar de tener la enfermedad en su código genético de manera latente.

Este experimento ha levantado un debate ético en torno a la clonación, pero también a la edición genética y al uso de animales como sujetos experimentales para investigaciones científicas. La organización de lucha por los derechos de los animales PETA, por ejemplo, ha llamado a esta práctica "antiética". El organismo considera que "la clonación no solo es cara, sino también inherentemente cruel". Aparte del decate ético, el experimento de Sinogene también plantea dilemas legales, ya que China no tiene un marco jurídico específico para tratar estas prácticas. Precisamente China es uno de los principales productores y usuarios de animales de laboratorio: el país utiliza anualmente cerca de 20 millones de animales, principalmente ratones, para experimentos científicos, según la prensa local.