The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Una campaña antiincendios desaloja a miles de personas en Pekín

Redacción TO
Última actualización: 2 Ene 2019, 5:35 pm CET
Foto: KIM KYUNG-HOON | AFP PHOTO/ FILES

Miles de personas, la mayoría de ellas migrantes indocumentados, están siendo desalojadas de sus hogares en varios suburbios de Pekín debido a una campaña gubernamental para aumentar la seguridad. Esta última medida del Ejecutivo de Xi Jinping tiene lugar días después de que un incendio provocase la muerte de 19 personas, ocho de ellas niños, en la capital china.

Tras este suceso, el Gobierno chino decidió lanzar una campaña de 40 días para examinar las medidas antiincendios de los inmuebles de la ciudad y sus suburbios, que ha desembocado en el desalojo masivo de miles de personas de sus hogares, en su mayoría trabajadores migrantes. "El 23 de noviembre colgaron un anuncio en mi edificio que decía que la gente tenía que irse antes del día 27 y que si no nos marchábamos nos cortarían la luz, el agua y el gas", ha explicado una de las afectadas a la agencia Efe.

Además de las viviendas, el Gobierno de Xi ha exigido el cierre de cualquier negocio, lo que ha provocado protestas por parte de los comerciantes de la zona, no solo por las pérdidas económicas que puede generar, sino porque muchos de sus empleados se alojaban en las inmediaciones.

Más de un centenar de intelectuales chinos, incluidos académicos, abogados y artistas, han enviado a las autoridades una carta en la que exigían el fin de esta campaña, que han calificado de "despiadada" y contraria a los Derechos Humanos. "Pekín tiene la obligación de ser agradecido con todos los ciudadanos chinos (...) en vez de pagarles con arrogancia, discriminación y humillación", se indica en el documento.

Por otra parte, el líder del Partido Comunista de China (PCCh) en Pekín, Cai Qi, ha reconocido que este proceso de desalojo ciudadano se ha llevado a cabo de forma algo "acelerada".

En una reunión municipal sobre temas de seguridad, Cai ha afirmado que a aquellos a los que se va a desalojar "se les debería dar más tiempo para irse", aunque también ha defendido la necesidad de mantener la iniciativa con el fin de atajar "grandes y descuidados peligros", informa el South China Mornig Post.