The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Un nuevo paquete explosivo deja otros dos heridos de gravedad en Austin

Redacción TO

Una nueva explosión que ha tenido lugar este domingo en el área suroeste de Austin,  en Texas, Estados Unidos, ha dejado al menos dos heridos de gravedad. La policía desconoce si este hecho guarda alguna relación con la explosión de dos paquetes bomba el pasado 12 de marzo en la misma ciudad, que dejó una persona muerta y dos heridas graves. El suceso ha ocurrido el mismo día en el que las autoridades han ascendido a 115.000 dólares la recompensa para todo aquel que proporcione información útil para resolver esta serie de casos.

Por el momento, no parece que corra peligro la vida de los dos heridos por la nueva explosión, ambos varones, que fueron traslados de urgencia por los servicios sanitarios, según ha confirmado el jefe de Policía de Austin, Brian Manley, en una rueda de prensa en el lugar de los hechos.

Manley también ha explicado que el equipo especial de explosivos de la policía está investigando el descubrimiento de otra "mochila sospechosa" que ha sido localizada en la zona, aunque ha asegurado que la situación está bajo control.

Este nuevo incidente aumenta la preocupación de la comunidad, puesto que es la cuarta explosión en menos de un mes que tiene lugar en la capital texana. En las anteriores, días atrás, dos hombres afroamericanos perdieron la vida y dos mujeres, una de ellas de origen hispano, debieron de ser hospitalizadas con pronóstico reservado debido a las lesiones sufridas por la explosión de paquetes bomba.

El nerviosismo también alcanzó al festival cultural South by South West (SXSW), que se ha celebrado estos días en Austin, ya que una amenaza de bomba obligó a cancelar varios eventos durante la noche de este sábado en una de las salas de conciertos de la ciudad. En este caso, la policía local consiguió detener al sospechoso, un joven de 26 años que fue puesto a disposición judicial horas más tarde acusado de un delito grave por amenaza terrorista.

En cambio, en el caso de los paquetes explosivos, si bien se cree que corresponden al mismo autor, tanto el Departamento de Policía como el FBI continúan sin esclarecer los motivos ni los responsables de estos hechos. Los agentes de seguridad han recomendado que no se abra ni se manipule correspondencia que no se espere o de la que se desconozca el destinatario, informa Efe.