The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Un incendio destruye parte del velódromo olímpico de Río de Janeiro

Redacción TO
Última actualización: 19 Dic 2018, 9:01 pm CET
Foto: Pavel Golovkin | AP

Un incendio ha destruido este domingo parte del techo del velódromo olímpico de Río de Janeiro, una de las estructuras menos usadas y más costosas de los Juegos Olímpicos de 2016. El fuego comenzó durante la madrugada, provocado, según el ministro de Deportes Leonardo Picciani, por la caída de un globo aerostático con mechero, un artefacto que está prohibido en Brasil. Unas horas después, los bomberos lograron extinguir las llamas, que no dejaron ninguna víctima, pero causaron daños en el tejado y en la delicada pista, según informa AFP.

Aunque la policía brasileña todavía está investigando las causas del incendio, Picciani ya ha atribuido el suceso a este tipo de globos de papel que sobrevolaban la zona en combinación con aire caliente. "El ministerio de Deporte lamenta profundamente el incidente ocurrido esta madrugada en el Velódromo del Parque de Barra y y, al mismo tiempo, critica esa práctica criminal de soltar globos", escribió en una serie de tuits desde su cuenta personal. Picciani también ha criticado que después del incendio siguieran llegando nuevos globos al Parque Olímpico.

 

 

La Autoridad de Gestión del Legado Olímpico (AGLO) ha anunciado en un comunicado que había decidido tomar medidas legales para aclarar las causas que desataron el fuego, pues se trata de un crimen federal, informa AFP.

La principal preocupación son los daños en la pista del velódromo. Construida con madera siberiana, está considerada una de las más rápidas del planeta, y fue escenario de 10 récords mundiales durante los Juegos de 2016. Para conservarla, el aire acondicionado debe estar permanentemente en funcionamiento, pese a que el recinto, al igual que el resto del Parque Olímpico, a pesar de que apenas se ha vuelto a usar después de los Juegos Olímpicos.

 

 

Este incendio se suma a una serie de polémicas que han puesto al velódromo en el centro de la atención pública. Fue la última estructura que se inauguró, con seis meses de retraso y poco antes de que empezaran los Juegos, con un coste de casi 50 millones de dólares. Reabierto en mayo tras ocho meses parado, ahora acoge entrenamientos de alto nivel.

El incendio queda enmarcado dentro del deterioro de las sedes olímpicas de Brasil un año después de los Juegos. Varias investigaciones han revelado que hay piscinas de natación con agua verde, campos de golf destruidos, butacas abandonadas en un depósito y vandalismo en la mayoría de infraestructuras.