Ucrania aprueba la ley marcial por el incidente de Crimea

Política y Conflictos

Ucrania aprueba la ley marcial por el incidente de Crimea
Foto: Valentyn Ogirenko

El parlamento ucraniano ha aprobado este lunes por la noche la aplicación de la ley marcial en las regiones fronterizas del país durante 30 días, en un contexto de fuertes tensiones con Rusia, que capturó el domingo tres de sus barcos militares en el estrecho de Kerch, que une el mar Negro y el mar de Azov, informa AFP. Un proyecto de ley ad hoc ha sido aprobado por 276 diputados, en una votación donde se requería un mínimo de 226 votos, en una sesión en presencia del presidente, Petro Poroshenko, y el primer ministro, Volodymyr Groïsman.

Poroshenko había firmado un decreto en el que declaraba el estado de excepción en todo el país tras lo ocurrido y solicitaba la aprobación de la ley marcial, informa Efe. El Consejo de Seguridad de la ONU ha celebrado una reunión de emergencia para tratar este asunto. También la OTAN ha convocado una reunión de emergencia en Bruselas este lunes junto a los representantes ucranianos, informa en un comunicado el organismo, que ha mostrado «todo su apoyo» a Ucrania.

Este mismo lunes, Kiev había exigido que Moscú liberara a los marinos y los buques ucranianos capturados y había reclamado que se apliquen sanciones contra el Kremlin, un incidente sin precedentes entre ambos países. Kiev «exige» a Moscú que libere a los marinos y que «devuelva los buques militares capturados», ha declarado el Ministerio de Relaciones Exteriores ucraniano en un comunicado publicado el domingo por la noche. «Ucrania pide a sus aliados y socios que tomen todas las medidas necesarias para contener al agresor, en particular imponiendo nuevas sanciones» a Rusia, ha subrayado.

La tensión entre Ucrania y Rusia se disparó el domingo cuando las fuerzas navales rusas capturaron tres buques militares ucranianos (dos buques patrulleros y un remolcador, con un total de unos veinte marinos a bordo) tras abrir fuego contra ellos. Todo se produjo cuando los barcos ucranianos intentaban ingresar al estrecho de Kerch desde el mar Negro, que separa Crimea de Rusia y es el punto de acceso al mar de Azov. El inédito incidente dejó seis heridos entre los marinos ucranianos, de los cuales dos de gravedad, según Kiev. Según Moscú, tres resultaron heridos.

«Amenazas y riesgos»

Moscú ha confirmado la captura y el «uso de armas» y ha acusado a los barcos ucranianos de «violar la frontera rusa» y de «llevar a cabo acciones ilegales en aguas territoriales rusas». El canciller ruso, Serguéi Lavrov, ha acusado el lunes a Ucrania de violar normas internacionales con «métodos peligrosos que crearon amenazas y riesgos para el movimiento normal de los barcos». Lavrov ha añadido que se trató de una provocación. En Kiev, decenas de ucranianos se congregaron el domingo por la noche delante de la embajada de Rusia para protestar. Un coche que pertenece a un diplomático ruso resultó incendiado, según la prensa local.

Ucrania reclama sanciones contra Rusia por el incidente de Crimea

Protesta en Odesa, Ucrania, por el incidente del estrecho de Kerch. | Foto: Yevgeny Volokin | Reuters

Tras el incidente, la Unión Europea (UE) y la OTAN han pedido cada uno por su lado «moderación» y que vuelva a bajar la tensión. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha condenado el lunes el «uso de la fuerza» por parte Rusia en el mar de Azov a través de Twitter. «Condeno el uso de la fuerza de Rusia en el mar de Azov. Las autoridades rusas deben devolver los navíos y marineros ucranianos y abstenerse de más provocaciones», ha dicho, a la vez que ha subrayado que «Europa permanecerá unida en apoyo a Ucrania».

También en Twitter se ha pronunciado Oana Lungescu, portavoz de la OTAN, ha emitido un comunicado en el que asegura que el organismo «apoya la soberanía y la integridad territorial de Ucrania» y pide «a Rusia que asegure el acceso sin obstáculos a los puertos ucranianos en el mar de Azov, en cumplimiento de la ley internacional».

Varios países aliados de Kiev, entre ellos Canadá y Lituania, han condenado la «agresión» rusa. Turquía se ha declarado «inquieta» y ha pedido el fin de la «escalada», mientras que China ha solicitado a Moscú y a Kiev que «resuelvan sus diferencias a través del diálogo y las consultas». Alemania ha denunciado también un bloqueo «inaceptable» del mar de Azov.

Las relaciones entre los dos países atraviesan una profunda crisis desde 2014 tras la anexión de Crimea por parte de Rusia y la guerra separatista en el este de Ucrania. La crisis diplomática comenzó con las protestas proeuropeas y la huida a Rusia y la destitución en febrero de 2014 del presidente prorruso Viktor Yanukovich. Un mes después, Rusia anexó la península de Crimea. En abril de ese año estalló el conflicto armado en el este entre las tropas de Kiev y los separatistas que dejó más de 10.000 muertos.

Kiev y Occidente acusan a Rusia de dar apoyo militar a los separatistas, algo que Moscú niega. Occidente ha impuesto importantes sanciones económicas a Rusia por la anexión de Crimea y su supuesto papel en la guerra en el este de Ucrania. Rusia reivindica el control del estrecho de Kerch desde la anexión de Crimea. Construyó allí un polémico puente que une la península al territorio ruso.