Trump reafirma su defensa al derecho a portar armas en EEUU tras los tiroteos

Política y Conflictos

Trump reafirma su defensa al derecho a portar armas en EEUU tras los tiroteos

El presidente revela que ya ha hablado con la Asociación Nacional del Rifle

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha revelado este viernes que ha hablado con la Asociación Nacional de Rifle (NRA, por sus siglos en inglés) y ha afirmado que es el más ferviente defensor del derecho a portar armas de fuego, pocos días después de dos tiroteos masivos, uno en El Paso y otro en Dayton, y de las protestas que siguieron. «Yo soy el mayor defensor que hay de la Segunda Enmienda», ha dicho Trump en Twitter, en referencia a la provisión legal que avala el derecho a portar armas. «Pero todos tenemos que trabajar juntos por el bien y la seguridad de nuestro país», ha añadido.

Cuando se cumple casi una semana de los dos tiroteos que dejaron 31 muertos el fin de semana en El Paso (Texas) y en Dayton (Ohio), en Estados Unidos continúa el debate sobre si es necesario un endurecimiento de los controles a los propietarios de armas de fuego. Trump ha confirmado que ha hablado con los líderes de la NRA, el poderoso grupo de presión a favor de las armas, después de las matanzas, para que sus posturas puedan ser «representadas plenamente y respetadas».

El jueves, el líder de la NRA, Wayne LaPierre, dijo que la asociación «se opone a cualquier legislación que infrinja injustamente los derechos de los ciudadanos respetuosos de la ley». «La verdad inconveniente es esta: las propuestas que muchos discuten no habrían evitado las horribles tragedias en El Paso y Dayton», ha asegurado.

Trump ha dicho que los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes están discutiendo una «verificación de antecedentes seria» y reiteró que las armas no deberían estar en manos de personas con problemas mentales. Por su parte, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha dicho que no convocará a los legisladores en medio de sus vacaciones de verano para aprobar una ley de control de armas.