Trump condena el supremacismo blanco y pide la "pena de muerte" para los autores de los tiroteos

Futuro

Trump condena el supremacismo blanco y pide la "pena de muerte" para los autores de los tiroteos

Las masacres del fin de semana en El Paso y Dayton son el 250 y el 251 tiroteo masivo en lo que va de año en el país

El presidente estadounidense, Donald Trump, se ha mostrado este lunes «indignado y asqueado» por las matanzas de este fin de semana en Texas y Ohio, y ha asegurado que los condenados por crímenes de odio deberían encarar ejecuciones «rápidas». En una declaración desde la Casa Blanca, el mandatario ha exigido la «pena de muerte» para los autores de tiroteos indiscriminados sin retrasos.

El presidente estadounidense ha urgido al país a condenar con «una sola voz el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco» al comentar el reciente tiroteo de El Paso (Texas), antes del cual el presunto autor publicó un manifiesto contra los inmigrantes y los hispanos. «Con una sola voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y el supremacismo blanco».

«Estas matanzas bárbaras son ataques a nuestras comunidades, un ataque contra una nación y un crimen contra toda la humanidad», ha dicho, antes de ofrecer sus condolencias a México por los fallecidos en El Paso.

Endurecer el control de armas de fuego

Trump ha propuesto también que republicanos y demócratas acuerden un endurecimiento del control de armas de fuego, vinculando esta iniciativa a una reforma migratoria.

«Los republicanos y los demócratas deben unirse y obtener verificaciones de antecedentes sólidas, quizás uniendo esta legislación con una reforma migratoria que se necesita desesperadamente», ha escrito Trump en Twitter poco antes de dirigirse a la nación tras dos tiroteos masivos que dejaron el fin de semana 29 muertos y decenas de heridos en Texas y Ohio. «Tenemos que sacar algo bueno, si no GRANDE, de estos acontecimientos trágicos».

 

La cultura de portar armas en Estados Unidos y los esfuerzos por regular este mercado dividen al país, a pesar de la frecuencia con la que se perpetúan tiroteos masivos.

Las masacres del fin de semana en El Paso y Dayton son el 250 y el 251 tiroteo masivo en lo que va de año en el país, según la ONG Gun Violence Archive, que los cataloga de esta forma cuando al menos hay cuatro víctimas, ya sean heridos o muertos.

Trump dijo el domingo, después de los ataques, que «el odio no tiene lugar» en Estados Unidos y señaló a las enfermedades mentales como las responsables de los tiroteos. «Son  personas que realmente tienen enfermedades mentales muy, muy grandes», dijo, una afirmación que la policía no ha confirmado. «Tenemos que hacer que se detenga. Esto ha estado ocurriendo durante años».

El lunes, Trump lanzó una acusación velada contra los medios de comunicación por los dos tiroteos del fin de semana.  «Los medios tienen una gran responsabilidad con la vida y la seguridad de nuestro país», tuiteó Trump, que añadió: «Las noticias falsas han contribuido a la ira y la rabia que se han acumulado durante muchos años. ¡Las coberturas de noticias tienen que empezar a ser más justas, equilibradas e imparciales, o estos problemas terribles solo empeorarán!»