Tanzania lanza un proyecto para proteger la menguante población de elefantes

Energía y Medioambiente

Tanzania lanza un proyecto para proteger la menguante población de elefantes
Foto: Mosa'ab Elshamy

El Gobierno de Tanzania, en colaboración con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), ha lanzado este miércoles un proyecto para controlar a unos 60 elefantes del parque nacional de Selous, en el sur del país, e identificar las amenazas, después de haber perdido al 90% de estos paquidermos en esta zona en los últimos 40 años.

Se instalarán collares que permitirán «supervisar los movimientos de los elefantes e identificar y actuar en tiempo real contra las amenazas», entre las que destacan la posibilidad de encontrarse con cazadores furtivos, indica WWF en un comunicado.

«En una zona tan vasta como el Selous, donde la caza furtiva continúa, una mejor información del paradero de los elefantes es vital para anticiparse a los riesgos a los que se pueden enfrentar», afirma el vicecoordinador de programas para elefantes de WWF en Tanzania, Asukile Kajuni.

En los últimos 40 años, la caza furtiva de elefantes para extraer el marfil de sus colmillos ha provocado un descenso en su población en Selous, desde los 110.000 a los 15.200, cifras que han llevado a la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) a incluir el parque en su lista de Patrimonios de la Humanidad en peligro.

 1

Elefantes en el parque Serengeti, en el norte de Tanzania. | foto: Nariman El-Mofty/AP/Archivo

Los 60 animales empezarán a formar parte de esta iniciativa a lo largo de los próximos 12 meses. Para ello, los elefantes serán sedados durante cerca de media hora, tiempo en el que los expertos les realizarán una revisión de su salud y les acoplarán los collares.

Los transmisores de los collares enviarán los datos a los móviles de los equipos involucrados en la protección de los paquidermos, así como a los dispositivos de los guardas del parque.

El proyecto también incluye trabajos con las comunidades locales para concienciar sobre la gravedad de los crímenes relacionados con la caza furtiva, así como con los investigadores de delitos contra la fauna y con fiscales para asegurarse de que los cazadores reciban condenas adecuadas.

Según los datos de WWF, cada año son abatidos de media unos 20.000 elefantes en África para arrancarles los colmillos y obtener el preciado marfil, informa Efe.