The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Siria, entre el júbilo por la liberación de Alepo y las batallas contra el ISIS

Abdalrhman Ismail

El horror en Siria no tiene tregua. La toma de Alepo por parte de las fuerzas de Asad no supone un alivio en el país, que además de enfrentar una Guerra Civil es el escenario de cruentas batallas contra el Estado Islámico. El régimen sirio controla ya todo Alepo, segunda ciudad del país, tras la salida del último convoy de rebeldes y sus familiares en la noche del jueves. La liberación de este importante reducto rebelde se produce el mismo día en el que 88 civiles perdieron la vida en bombardeos turcos contra un bastión del grupo Estado Islámico (EI) en el norte de Siria, indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"El estado mayor de las fuerzas armadas anuncia el retorno de la seguridad en Alepo tras su liberación del terrorismo y de los terroristas y la salida de los que seguían allí", anunció un general en la televisión pública, leyendo un comunicado del ejército. Las fuerzas de Asad aseguran que la victoria representa un giro estratégico en la guerra contra el terrorismo. La pérdida de Alepo por parte de los combatientes rebeldes supone su peor derrota desde el inicio de la guerra hace cinco años. Desde el grupo rebelde reconocen la dura derrota y advierten de las consecuencias de su salida. "En el plano político es una gran pérdida", reconoció Yaser al Yussef, responsable del buró político del grupo rebelde Nurredin al Zinki. "Alepo está ahora bajo la ocupación de Rusia y de Irán", denunció un responsable del poderoso grupo islamista rebelde Ahrar al Sham, Ahmad Qorra Ali. Según confirma la agencia AFP desde el terreno, nada más conocerse la liberación definitiva de Alepo, miles de personas salieron a las calles de los barrios del oeste de la ciudad para celebrar el control del régimen de Bashar al Asad.

En cuanto a la guerra que se libra contra el Estado Islámico en suelo sirio, 88 civiles perdieron la vida en las últimas 24 horas en bombardeos turcos contra un bastión del grupo Estado Islámico (EI) en el norte de Siria, indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Varios ataques aéreos golpearon la ciudad de Al Bab el jueves, matando a 72 civiles, entre ellos 21 niños, según esta ONG. Los bombardeos continuaron el viernes dejando otros 16 civiles muertos, incluidos 3 niños.