The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Australia

Sídney declara oficialmente la emergencia climática

Redacción TO
Última actualización: 25 Jun 2019, 9:40 am CET
Foto: Holger Link | Unsplash

La ciudad de Sídney ha declarado este martes oficialmente una emergencia climática y ha pedido que se ponga un precio a las emisiones contaminantes, al remarcar que el calentamiento global supone un peligro para sus residentes y para toda Australia.

“Al declarar la emergencia climática, llamamos al gobierno federal a dar una respuesta urgente, reintroduciendo un precio al carbono para cumplir con el objetivo de reducción de emisiones del Acuerdo de París”, ha dicho la alcaldesa de Sídney, Clover Moore, en Twitter.

Moore también ha recalcado que las emisiones de gases contaminantes de Australia han aumentado durante cuatro años consecutivos, por lo que denunció que las políticas del gobierno de la coalición Liberal-Nacional que encabeza el primer ministro australiano, Scott Morrison, “simplemente no funcionan”.

Australia, un país vulnerable al cambio climático, registra un aumento constante de las emisiones de gases contaminantes desde 2013, año en que la coalición conservadora llegó al poder y derogó el impuesto a la emisión de gases contaminantes.

En su lugar, el Gobierno australiano ha apostado por dar incentivos financieros para que empresas y agricultores reduzcan las emisiones, entre otras medidas para lograr el objetivo de reducirlas un 26% en 2030.

“Los sucesivos gobiernos federales han presidido vergonzosamente un desastre climático, y ahora estamos en una coyuntura crítica”, ha escrito Moore.

La alcaldesa ha recordado que en 2007 cuando los habitantes de Sídney fueron consultados sobre el plan estratégico Sídney 2030, el 97% dijo querer una acción fuerte por el clima. Así, piden al Gobierno Federal que vuelvan a imponer un precio sobre el carbón para conseguir los objetivos de reducción de emisiones acordado por el Acuerdo de París. Además, aboga porque se asegure a los trabajadores en las industrias de combustibles fósiles una alternativa apropiada de trabajo.

“La alcaldesa Moore ha llamado por su nombre a la emergencia climática y con ello le está dando un guantazo a los gobiernos estatal y federal, que siguen complaciendo a la industria del combustible fósil”, dijo el subdirector de Greenpace Australia, Nic Seton, en un comunicado.

Con la declaración de emergencia, Sídney se une a una iniciativa a la que ya se adhirieron 620 jurisdicciones en todos el mundo, incluidas 24 localidades australianas y ciudades como Londres (Reino Unido), Auckland (Nueva Zelanda) o Vancouver (Canadá), según Greenpeace.