The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

El aroma de sándalo sintético prolonga el crecimiento del cabello humano

Redacción TO
Última actualización: 19 Sep 2018, 11:59 am CET
Foto: Element5 Digital | Unsplash

La fragancia de sándalo sintético prolonga el crecimiento del cabello humano, según un estudio publicado en la revista científica Nature Communications. El artículo científico, escrito por profesores de distintas universidades alemanas, explica que ciertos receptores olfativos, que están presentes en diferentes tipos de células en el cuerpo humano y no sólo en la nariz, regulan funciones fisiológicas más allá del olfato.

En concreto, el grupo de investigación, liderado por el profesor Ralf Pauss de la Universidad de Manchester, ha podido comprobar que el receptor olfativo OR2AT4 estimula la proliferación de queratinocitos, unas células presentes en el 90% de la epidermis, la capa más superficial de la piel. Este descubrimiento podría ser un factor clave para terapias contra la caída del cabello.

Los investigadores que participaron en el estudio han señalado que la estimulación del receptor OR2AT4 por medio del olor que desprende el sándalo sintético, prolonga el crecimiento del cabello humano. Sin embargo, el estudio, realizado con la ayuda tejidos capilares de donantes humanos, indica que este crecimiento capilar no se consigue por medio del olor a madera de sándalo natural, ya que sólo la fragancia de sándalo sintético es capaz de estimular el receptor olfativo OR2AT4.

El estudio muestra que, cuando los receptores OR2AT4 son estimulados por el aroma a sándalo sintético, se produce un cambio en la proteína IGF-1 (en inglés, factor de crecimiento insulínico tipo 1). Esta proteína es una hormona que prolonga el crecimiento de células y se activa durante la pubertad, momento en que aparece el vello facial, corporal y púbico. Durante esa estimulación, además, se produce una disminución de la apoptosis, esto es, la destrucción natural de células con el fin de autocontrolar su desarrollo y crecimiento.

Hace cuatro años, otro grupo de investigadores alemanes descubrió que el receptor OR2AT4 también interviene en procesos de cicatrización de heridas.