Casado exige a Sánchez renunciar a la mesa de diálogo con Torra inhabilitado

Economía y Capital

Casado exige a Sánchez renunciar a la mesa de diálogo con Torra inhabilitado

Casado también ha reclamado este lunes a Sánchez que no se materialice el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado por no cumplir el requisito de «imparcialidad»

El líder del PP, Pablo Casado, ha exigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «renuncie» a la mesa de diálogo entre el Ejecutivo en la Generalitat, que garantice la inhabilitación del presidente del Govern, Quim Torra y que no modifique el Código Penal para beneficiar a los independentistas.

Casado también ha reclamado este lunes a Sánchez que no se materialice el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado por no cumplir el requisito de «imparcialidad».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, han mantenido este lunes su primera reunión del año y la octava desde que ambos asumieron sus cargos, un encuentro al que acuden con muchas cuestiones sobre la mesa como Cataluña, la economía o el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El líder del PP ha exigido, por otro lado, a Sánchez que vuelva a reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela y que facilite toda la información disponible sobre el encuentro en Barajas entre el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez.

Con este encuentro, que comenzará a mediodía en el Palacio de la Moncloa, Sánchez pretendía acercarse al líder de la oposición para iniciar una nueva etapa de «diálogo social y político».

La última vez que se reunieron, Sánchez aún no era presidente y convocó a Casado en el Congreso para intentar conseguir su apoyo para lograr la investidura, pero ambos salieron más distanciados que nunca.

La nueva cita respondía a la «mano tendida» mostrada por Sánchez a Casado, porque «no sobra nadie, tampoco la oposición» y, aunque no acude con una cartera de temas cerrada, el presidente del Gobierno espera hablar sobre las pensiones, la financiación autonómica y la renovación de los órganos constitucionales.

Casado, por su parte, ha presentado a Sánchez su agenda para «buscar soluciones a los problemas reales de los españoles» derivados del «frenazo económico» y el deterioro del empleo. Además, le ha trasladado su preocupación por lo que considera una «degradación institucional» del Gobierno de coalición.

El líder del PP ya ha marcado en varias ocasiones los límites al Gobierno para esta negociación y ha llegado a amenazar con una denuncia por prevaricación al propio Sánchez si no actúa contra Torra.