The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Un robot llega a un asteroide para recoger datos sobre el nacimiento del sistema solar

Redacción TO
Última actualización: 22 Feb 2019, 6:33 pm CET
Foto: JAXA | AP

El pequeño robot espacial franco-alemán Mascot se ha separado este miércoles de la sonda japonesa Hayabusa2 llegando a un asteroide para desarrollar una misión relámpago que podría aportar datos valiosos sobre el nacimiento del sistema solar, según ha indicado la agencia espacial nipona Jaxa. Se trata del primer éxito mundial de este tipo de misión, tras una anterior tentativa japonesa fallida en 2005, informa AFP.

"Tras la comprobación de los datos enviados por Hayabusa2, podemos confirmar que Mascot se separó de la sonda según lo previsto", ha anunciado la agencia en Twitter y, más tarde, confirmaba el exitoso aterrizaje del robot sobre el asteroide 'Ryugu'.

El aparato, que pesa 10 kilos y tiene el tamaño de una caja de zapatos, fue diseñado por el Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES) y su homólogo alemán (DLR, por sus siglas en alemán). "¡Voy! ¡Desciendo hacia Ryugu! ¡Ahora no pueden detenerme!", lanzó en su propia cuenta de Twitter el robot Mascot (Mobile Asteroide Surface Scout).

La aventura aeroespacial comenzó el 3 de diciembre de 2014, cuando la sonda Hayabusa2 emprendió un viaje de 3.200 millones de kilómetros. Pero no fue hasta después de tres años y diez meses cuando llegó a su destino, el asteroide Ryugu, situado a 300 millones de kilómetros de la Tierra. El pasado junio se estabilizó a 20 kilómetros del asteroide.

Para soltar a Mascot, el Hayabusa se acercó 51 metros y, tras caer durante diez minutos, el robot debía ponerse sobre el suelo del asteroide. El siguiente paso es la unión de Mascot con otros dos microrobots japoneses, los Minerva, que llegaron al asteroide hace diez días. El robot franco-alemán debe desplazarse poco para ahorrar batería, ya que tiene una autonomía de entre 12 y 16 horas, a diferencia de los robot Minerva, que se desplazan dando saltos de hasta 15 metros.

Durante su corta vida, Mascot transmitirá datos a Hayabusa2 para ayudarlo en su principal tarea: lanzar sobre Ryugu un proyectil que provoque un choque en la superficie con el que poder coleccionar el polvo que se genere, unas muestras que llegarán a nuestro planeta a finales de 2020 y que proporcionarán nuevos datos sobre el nacimiento del sistema solar.