The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

La policía alemana registra varias sedes de Opel por el caso de los motores diésel manipulados

Redacción TO
Última actualización: 15 Oct 2018, 2:10 pm CET
Foto: RALPH ORLOWSKI | Reuters

Decenas de agentes han registrado este lunes las sedes del fabricante automovilístico Opel en las ciudades alemanas de Rüsselheim y Kaiserslautern ante las sospechas de manipulación de los valores de emisiones contaminantes en vehículos diésel Euro 6.

Los registros efectuados por la Oficina de Investigación Criminal (LKA) del estado federado de Hesse, la Fiscalía de Frankfurt y la policía responden a una denuncia interpuesta por la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA). “Estamos investigando ante la sospecha de fraude por la puesta en circulación de vehículos diésel por manipulación del software que mide las emisiones contaminantes“, ha señalado la fiscal general, Nadja Niesen, al diario Bild.

Los registros intentan encontrar indicios de “manipulación ilegal” de los programas informáticos instalados en 95.000 vehículos fabricados entre 2012 y 2017, según informa el mismo diario.

La compañía, por su parte, ha afirmado que “coopera plenamente con las autoridades”. Además, ha asegurado que sus coches “respetan las normas en vigor”, en declaraciones a AFP.

El caso de los motores diésel trucados salió a la luz en septiembre de 2015, cuando la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (EPA) denunció a Volkswagen por haber instalado en 11 millones de sus vehículos diésel, 600.000 de los cuales fueron vendidos en Estados Unidos, un programa informático capaz de manipular los resultados de las pruebas de contaminación y esconder las emisiones reales, hasta 40 veces superiores a las permitidas.

Desde entonces varias fiscalías alemanas han abierto investigaciones por fraude, manipulación de cotizaciones de bolsa y publicidad engañosa, entre otros cargos, contra dirigentes de Volkswagen y de sus marcas Audi y Porsche, así como contra Daimler y el fabricante de equipamiento Bosch, informa AFP.