Los 39 cadáveres hallados en un camión en Reino Unido corresponden a personas chinas

General

Los 39 cadáveres hallados en un camión en Reino Unido corresponden a personas chinas
Foto: Ben Stansall

La Policía británica registró dos propiedades en Irlanda del Norte el miércoles por la noche tras descubrir el día anterior en el Reino Unido un camión frigorífico con 39 cadáveres cuya identificación está en curso, informa la prensa británica, que también informa de que los cuerpos correspondían a personas chinas. Por su parte, la fiscalía federal belga ha confirmado a AFP que el contenedor del camión había «pasado por Zeebruges el martes 22 de octubre».

El miércoles, la Policía británica fue alertada de madrugada por los servicios de rescate, que habían descubierto los cuerpos sin vida en una zona industrial en Grays, Essex, a unos 30 kilómetros de Londres. El conductor, de 25 años y procedente de Irlanda del Norte, fue detenido ese mismo día en relación con la investigación por asesinato.

Según los medios de comunicación británicos, se trata de Mo Robinson, residente de la ciudad norirlandesa de Portadown, en el condado de Armagh. Fue en este condado donde se realizó el allanamiento en la noche del miércoles al jueves. Preguntada por AFP, la Policía no lo ha confirmado. La ruta del camión se está aclarando. Según la Policía británica, el remolque del camión llegó a última hora del lunes a Purfleet, puerto del Támesis, procedente de Zeebruges, Bélgica, mientras que la cabina partió de Irlanda del Norte.

Las autoridades búlgaras también han confirmado la matriculación del vehículo en Bulgaria en 2017, pero han asegurado que el vehículo no había regresado al país desde entonces. «No hay conexión con nosotros, solo con las matrículas», ha declarado el Primer ministro búlgaro, Boyko Borissov, en la televisión local.

Por el momento no se ha proporcionado información sobre el origen de las víctimas ni sobre si se trata de migrantes. Según los primeros elementos de la investigación, serían 38 adultos y un adolescente. El drama ha dado un nuevo impulso a las peticiones para luchar contra el negocio de los traficantes. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha calificado lo ocurrido como «una tragedia inimaginable».

El miércoles, la policía de Kent también anunció que había controlado y transferido a las autoridades de inmigración a nueve personas encontradas vivas en un camión en la carretera de una autopista al sudeste de Londres.