Reflotan los restos del naufragio que costó la vida a 304 personas

General

Reflotan los restos del naufragio que costó la vida a 304 personas
Foto: Kim Jon-ji| Reuters

Los restos del ferry surcoreano Sewol han comenzado a salir a la superficie tres años después del dramático naufragio que provocó la muerte de 304 personas, en su gran mayoría niños y adolescentes. Las imágenes de televisión han mostrado el flanco oxidado del casco de este ferry de 6.825 toneladas saliendo a flote entre dos enormes barcazas de rescate.

Esta compleja maniobra, una de las operaciones más importantes que se hayan emprendido para reflotar un buque, se lleva a cabo a en el tercer aniversario de la tragedia. El ferry naufragó el 16 de abril de 2014 en las costas de la isla de Jindo, en el suroeste de Corea del Sur, y se convirtió en una de las peores catástrofes marítimas de la historia del país asiático.

Volver a poner a flote este barco que transportaba a 476 personas era una reivindicación de las familias de las víctimas. De ellas, nueve nunca fueron halladas y se piensa que podrían encontrarse entre los restos del buque. «No puedo describir lo que siento», ha dicho Huh Hong-Hwan, madre de una adolescente de 16 años que murió en el naufragio, tras ver las maniobras. Su cuerpo es uno de los desaparecidos.

Unas 450 personas han participado en esta operación que saca a la superficie este ferry de entre 8.000 y 8.500 toneladas. Cuando la mayor parte del barco lo haga, un buque semisumergible será posicionado debajo para reflotarlo por completo y transportarlo al puerto de Mokpo.

«Creemos que serán necesarios entre 12 y 13 días para levantarlo el ferry y llevarlo hasta Mokpo», ha declarado Lee Cheol-Jo, dirigente de las operaciones y perteneciente al ministerio de Asuntos Marítimos.

El naufragio tuvo lugar bajo la presidencia de Park Geun-hye, recientemente destituida por un escándalo de corrupción. Durante las primeras horas de la tragedia, cruciales, la entonces mandataria optó por recluirse en su residencia. Nunca explicó la razón de su encierro, lo que generó innumerables especulaciones, desde que tenía una cita amorosa hasta que se hizo una operación de cirugía estética.

El drama fue causado principalmente por errores humanos: un espacio de carga ilegalmente rediseñado y en sobrecarga, una tripulación inexperimentada y relaciones complicadas entre el operador y las autoridades de regulación.

El capitán del ferry Lee Jun-Seok fue condenado a cadena perpetua y 14 miembros de la tripulación fueron sentenciados a penas de entre dos y 12 años de prisión. El buque tardó tres horas en hundirse, pero las personas que estaban a bordo nunca recibieron la orden de evacuarlo.