Rebeldes sirios congelan las negociaciones ante las "violaciones" del régimen

General

Rebeldes sirios congelan las negociaciones ante las "violaciones" del régimen
Foto: Bassam Khabieh| Reuters

La noche del jueves al viernes 30 de diciembre daba comienzo una tregua de cinco días en Siria. Un punto de inflexión que marcaba el comienzo de unas conversaciones de paz destinadas a poner fin a un conflicto de casi seis años. Ahora, rebeldes sirios han congelado dichas negociaciones previstas para finales de este mes en Kazajistán ya que aseguran «violaciones» de la tregua por parte del Gobierno de Asad.

«A medida que estas violaciones continúan, las facciones rebeldes anuncian la congelación de toda discusión vinculada a las negociaciones», han informado en un comunicado conjunto, que además asegura que el régimen y sus aliados «no han dejado de disparar y han dado lugar a situaciones graves y frecuentes, sobre todo en las regiones de Barada y Ghouta Oriental». «Cualquier avance va en contra del acuerdo de alto el fuego y si las cosas no vuelven a ser como eran antes, el acuerdo se considerará nulo y sin valor». Barada es una zona controlada por los rebeldes cerca de Damasco, clave para el suministro de agua de la capital. Naciones Unidas asegura que los suministros de agua se han reducido desde el 22 de diciembre debido a que las «infraestructuras fueron atacadas y dañadas deliberadamente». Ahora el agua está racionada en Damasco. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos asegura que alrededor de 10.000 civiles, todos mujeres y niños, huyeron de Barada este fin de semana.