Putin expresa la "seria preocupación" de Moscú por la ley marcial en Ucrania 

Política y Conflictos

Putin expresa la "seria preocupación" de Moscú por la ley marcial en Ucrania 

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha expresado este martes la «seria preocupación» de Moscú tras la instauración en Ucrania de la ley marcial y ha pedido a la canciller alemana Angela Merkel que disuada a Kiev de cualquier acto «irracional» en respuesta a la captura de tres buques ucranianos por parte de la flota rusa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha expresado este martes la «seria preocupación» de Moscú tras la instauración en Ucrania de la ley marcial y ha pedido a la canciller alemana Angela Merkel que disuada a Kiev de cualquier acto «irracional» en respuesta a la captura de tres buques ucranianos por parte de la flota rusa.

Los dos dirigentes han hablado por teléfono «a iniciativa alemana» para abordar el «peligroso incidente» que tuvo lugar el domingo en el Mar Negro, según un comunicado del Kremlin.

La flota rusa capturó el domingo en el Mar Negro dos patrulleras y un remolcador ucranianos y detuvo a unos veinte marinos. Por ru parte, Rusia asegura haber actuado «en estricta conformidad con el derecho internacional», y acusó a los buques ucranianos de haber ingresado ilegalmente en aguas territoriales rusas frente a Crimea.

El incidente entre los guardacostas rusos y los buques ucranianos se produjo cuando esos buques intentaban ingresar en el estrecho de Kerch para llegar al mar de Azov, una ruta marítima crucial para las exportaciones de cereales o acero producidos en el este de Ucrania. Según Kiev seis marinos ucranianos resultaron heridos. Moscú habla de tres.

El parlamento ucraniano votó el lunes por la noche la instauración de la ley marcial en las regiones fronterizas de Ucrania tras los incidentes en el estrecho de Kerch, que une el Mar Negro al mar de Azov. Se trata de una decisión sin precedentes desde la independencia de la exrepública soviética en 1991. La instauración de la ley marcial es una iniciativa del presidente ucraniano Petro Poroshenko, que la justificó por el creciente riesgo de una ofensiva terrestre rusa. Esta ley, que se aplicará a partir del miércoles por la mañana en Ucrania en una decena de regiones fronterizas, en particular con Rusia, Bielorrusia y las zonas costeras del mar de Azov, permitirá durante un mes a las autoridades ucranianas movilizar a la población, controlar los medios y limitar las reuniones públicas.

El embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, denunció el lunes en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, una acción «ilegal» de Rusia, que hace «imposible» una «relación normal» entre Washington y Moscú. «No nos gusta lo que está ocurriendo», dijo el presidente estadounidense Donald Trump, sugiriendo que trabajará junto a los países europeos para resolver la crisis.

La diplomacia rusa, que convocó el lunes al encargado de negocios ucraniano en Moscú, acusó a Kiev de «crear un pretexto para reforzar las sanciones» occidentales contra Rusia, vigentes desde 2014.

Kiev y Occidente acusan a Rusia de apoyar militarmente a los separatistas, algo que Moscú niega. Occidente impuso importantes sanciones económicas a Rusia por la anexión de Crimea y su presunto papel en la guerra en el este de Ucrania.

Este incidente ruso-ucraniano es el último de una escalada de tensión en el estrecho de Kerch. Desde la anexión de Crimea en 2014, Rusia reivindica el control del estrecho de Kerch, la única ruta marítima entre el Mar Negro y el de Azov. Poco después de la anexión de Crimea estalló el conflicto armado en el este, entre las tropas de Kiev y los separatistas, que dejó más de 10.000 muertos. Desde entonces, las relaciones entre los dos países atraviesan una profunda crisis. Informa AFP.