Putin celebra la Epifanía ortodoxa con un baño en aguas heladas

Política y Conflictos

Putin celebra la Epifanía ortodoxa con un baño en aguas heladas
Foto: ALEXEY DRUZHININ

Vladimir Putin se ha unido a millones de creyentes ortodoxos al sumergirse con el torso desnudo en agua helada en una tradición rusa con motivo de la festividad del Bautismo de Cristo celebrada cada 19 de enero.

Rodeado de sacerdotes ortodoxos, se sumergió en aguas del lago Seliger que rondan la temperatura de los -5°C. «Putin asistió a una parte de la liturgia (en el monasterio Nílov en la región de Tver), y luego tomó parte en los baños con motivo de la Epifanía en el lago Seliguer», ha expresado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Peskov ha agregado que este año las temperaturas registradas en la parte central de Rusia no han sido tan extremas como las habituales a estas alturas del invierno, y «no hacía más de unos 6-7 grados bajo cero» en la zona del baño.

A la vez, ha destacado que esta no es la primera vez que Putin se da un chapuzón en aguas heladas, puesto que cumple con la tradición «desde hace años». Según las cifras oficiales, junto a Putin la noche del jueves tomaron parte en el rito ortodoxo alrededor de 1,8 millones de personas en todos los rincones de Rusia.

«En la noche del 18 al 19 de enero fueron oficiadas más de 7.300 liturgias en (los templos) de Rusia, mientras que en los baños masivos por la festividad del Bautismo del Señor participaron cerca de 1,8 millones de personas», ha dicho a la prensa la portavoz del Ministerio del Interior, Irina Volk.

La Iglesia rusa advierte cada año que los baños en aguas heladas sólo son aptos para personas sin problemas de salud. Esta semana, la Presidencia rusa informó de que Putin, de 65 años, está «absolutamente sano» y «mejor que muchos»