The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Los pulpos también se vuelven más sociables con el éxtasis

Redacción TO
Última actualización: 21 Sep 2018, 11:03 am CET
Foto: Roland Weihrauch | AP

A pesar de que están separados de los humanos por 500 millones de años de evolución, un nuevo estudio asegura que los pulpos experimentan efectos muy similares a los humanos cuando están bajo los efectos del éxtasis. 

La investigación, publicada en la revista científica Current Biology, fue realizada por científicos en un intento de comprender los mecanismos cerebrales que controlan el comportamiento social en los animales. En este sentido, los pulpos, que son ampliamente conocidos por ser animales inteligentes capaces de burlar a sus presas y resolver acertijos complejos, sus cerebros son totalmente extraños en comparación con los de los humanos.

"Los cerebros de los pulpos son más similares a los de los caracoles que los humanos, pero nuestros estudios se suman a la evidencia de que pueden exhibir algunos de los mismos comportamientos que nosotros", dice el Dr. Gul Dolen, neurocientífico de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore, EEUU, quien dirigió la investigación.

 Y aquí la similitud. Porque el análisis genético del Dr. Dolen extraído del pulpo californiano de dos puntos, un octópodo ampliamente utilizado en laboratorios científicos, reveló que su cerebro tenía los componentes moleculares necesarios para detectar la MDMA. En particular, estos invertebrados marinos comparten los mismos genes que controlan cómo las células cerebrales se unen a la serotonina, una sustancia química que controla el estado de ánimo.La pregunta que quedaba era si estas criaturas, que normalmente viven en solitario, mostrarían cualquier cambio de comportamiento distintivo asociado con un usuario de éxtasis.

Para averiguarlo, colocaron ocho sujetos en baños que contenían MDMA durante 10 minutos antes de colocarlos en cámaras especializadas en las que tenían la opción de interactuar con figuras de plástico u otros pulpos. De esta forma, pudieron comprobar como los pulpos bajo la influencia de la droga pasaron más tiempo con otros octópodos. "Tendían a abrazar la jaula y colocar sus partes bucales en la jaula", describe Dölen, que agrega que esto es "muy similar a cómo los humanos reaccionan a la MDMA, se tocan con frecuencia".

Sin embargo, los investigadores prefieren mantenerse cautos y aseguran que este hallazgo es sólo el primer paso en esta nueva área de investigación y que los resultados deben confirmarse mediante nuevos experimentos antes de que el pulpo se convierta en un nuevo modelo de laboratorio para el cerebro humano.