¿Podría el calor afectar a la supervivencia del coronavirus?

Sociedad

¿Podría el calor afectar a la supervivencia del coronavirus?
Foto: Jose Manuel Vidal

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, no descarta que el calor y la humedad puedan afectar a la supervivencia en el ambiente de la COVID-19 como ocurre con otros coronavirus, aunque ha reconocido que los estudios al respecto no son concluyentes.

Inmersos ya en la primavera y con el verano a la vuelta de la esquina, el calor podría ser un buen aliado para luchar contra el coronavirus y ayudar a frenar esta pandemia más rápido a la espera de una vacuna que nos proporcione la solución final.

Así ha respondido en la «Hay estudios que dicen que el calor y la humedad afectan a la supervivencia del virus en el ambiente, pero el problema es que no son las condiciones que estamos viviendo todavía, sino condiciones de calor muy superiores, aunque las de humedad sí podrían ser parecidas», ha explicado Simón tras la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus a preguntas de los periodistas sobre cómo puede afectar el calor y la humedad al virus.

Simón ha detallado que la COVID-19 es un coronavirus y «sería extraño» que no compartiera alguna de las característica con otros coronavirus conocidos, aunque -ha reconocido- que éste tiene peculiaridades que le hacen muy distinto.

«Yo personalmente creo que no puede ser tan diferente a otros coronavirus, pero las informaciones que tenemos no son concluyentes» y los estudios no ha sido capaces todavía de valorar esa posible susceptibilidad de virus a al temperatura o la humedad de forma fehaciente, ha advertido.

Preguntado por la posibilidad de que a principios de este año se registraran como gripes casos que en realidad fueran infecciones por coronavirus, Simón ha reconocido que en febrero hubo «una variación no habitual de la curva de evolución de los casos de gripe», pero ha señalado que es difícil conocer si se debe al celo de los médicos que fueron más sensibles a la hora de detectar casos porque ya se conocía la epidemia de coronavirus o porque se incluyeran como casos de gripe algunos que en realidad fueran de COVID-19.

«Esa información ni la tenemos ni la vamos a tener», ha lamentado, aunque ha indicado que de los estudios retrospectivos que se han realizado con las muestras tomadas no muestran que hubiera casos de coronavirus en los pacientes que dieron negativo para gripe.

También ha señalado que existen grupos de investigación que están estudiando un posible incremento de la transmisión del virus entre niños en los primeros meses del año.