The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Australia

Los pigmentos biológicos más antiguos del mundo son de color rosa

Redacción TO
Foto: Lannon Harley | ANU

Un grupo de científicos ha descubierto los pigmentos biológicos más antiguos del mundo que se conocen hasta la fecha. Se trata de moléculas fosilizadas de clorofila producidas por cianobacterias marinas, apuntan los investigadores australianos.

La investigación ha sido publicada en el diario Proceedings of the National Academy of Science of the United States of America.

Los restos de 1,1 millones de años de antigüedad se han encontrado en antiguas rocas procedentes del desierto del Sáhara. Son de un tono rosado, con un rango de coloración que abarca desde el rojo sangre al púrpura oscuro en sus formas más concentradas. “Imagina que pudieras encontrar restos fosilizados de piel de dinosaurio que aún conservaran su color original, verde o azul… ese es exactamente el tipo de descubrimiento que hemos hecho”, cuenta el Profesor Asociado Jochen Brocks de la Australian National University (ANU) a la BBC.

Para la extracción de los pigmentos, los investigadores muelen las rocas de esquisto (un tipo de roca metamórfica de color variable que se divide con facilidad en hojas o láminas) hasta convertirlas en polvo. El proceso de extracción es “similar a una máquina de café”, señala el profesor Brocks. La doctoranda de la ANU Nur Gueneli fue la primera en descubrir los pigmentos, después de aplicar un disolvente orgánico sobre la roca en polvo. “Al principio pensé que se había contaminado la muestra. Es increíble que algo con un color biológico pueda sobrevivir durante tanto tiempo”, comenta Gueneli.

Las rocas fueron encontradas por una compañía minera hace 10 años en un depósito de pizarra marina en la cuenca de Taoudeni, Mauritania, África Occidental, tras realizar una perforación de varios cientos de metros de profundidad. Los científicos se muestran optimistas ante el descubrimiento porque va a contribuir a entender la evolución de las formas de vida en la Tierra.

En la investigación también han participado científicos de Australia, Estados Unidos y Japón.