Ocho años después, India da por muertas a las primeras víctimas de los atentados de Bombay

General

Ocho años después, India da por muertas a las primeras víctimas de los atentados de Bombay

«El tribunal aceptó las demandas de los allegados de los pescadores fallecidos y ordenó a las autoridades locales que emitan certificados de defunción», ha informado a la AFP el abogado del gobierno, T. C. Sule.

En noviembre de 2008, cinco pescadores se encontraban a bordo de un pesquero frente a las costas de Gujarat cuando su embarcación fue atacada por unos hombres armados que posteriormente fueron identificados como los autores de los ataques de Bombay. Las autoridades hallaron el cadáver del capitán en el barco pero ningún rastro de los otros cuatro tripulantes. Sin embargo, la ley india impone que transcurran por lo menos siete años sin señales de vida o identificación de un cuerpo para declarar fallecida a una persona desaparecida. Las familias de tres pescadores recurrieron a la justicia en enero de 2016 para pedir que les emitieran los certificados de defunción. Sin este documento no podían cobrar indemnizaciones del fondo dedicado a las víctimas de los atentados.

Los atentados fueron diez ataques terroristas coordinados en la capital financiera de la India, Bombay, en los cuales murieron 173 personas, incluyendo seis extranjeros, y 327 resultaron heridas. La masacre tuvo lugar en varios sitios simultáneamente: en la estación Chhatrapati Shivaji; en los hoteles cinco estrellas Oberoi Trident y Taj Mahal Palace & Tower; el restaurante turístico Leopold Cafe y en la sede del departamento de policía del sur de Bombay.

La justicia india ha declarado muertos a tres pescadores indios presuntamente abatidos por el comando que perpetró los atentados de Bombay en 2008, ocho años después de la masacre que acabó con la vida de 173 personas y en los que resultaron heridas 327. Esta decisión de un tribunal del estado de Gujarat permitirá que las familias de estos desaparecidos, cuyos cuerpos nunca fueron encontrados, reciban finalmente un certificado de defunción que les dará derecho a una indemnización.