The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Los niños rescatados de una cueva en Tailandia reciben camisetas del Barcelona

Redacción TO
Foto: PONGMANAT TASIRI | EFE

Los 12 niños y su entrenador de fútbol rescatados en julio tras quedar atrapados más de dos semanas en una cueva del norte de Tailandia, han recibido este domingo camisetas del Barcelona enviadas como regalo por el propio club de fútbol.

El grupo, componentes de la agrupación deportiva juvenil Jabalíes Salvajes, ha lucido al hombro las prendas al finalizar un acto con la prensa en la localidad de Mae Sai, en el norte del país y a unos pocos kilómetros de la cueva de la que fueron rescatados.

Los chavales conversaron, con la intermediación de un psicólogo que hizo de moderador, durante una hora con los medios reunidos en el templo Phra That Doi Wao de la localidad tailandesa. Durante el acto, similar a una terapia de grupo, los rescatados expresaron los temores que vivieron prisioneros en las profundidades de la montaña y la fortaleza que les hizo sobrevivir a la odisea. El entrenador usó mucho la meditación para mantener a los chicos en calma.

Con sonrisas y animados, uno a uno agradecieron el esfuerzo del equipo internacional de salvamento que logró rescatarles y se animó a hablar sobre sus planes futuros. Sin excepción, los chicos siguen apostando por el balompié, aunque admiten que se han tomado un periodo de descanso por culpa de la acumulación de "deberes y exámenes" escolares. 

"Tenemos una vida normal, muy parecida a la que teníamos antes de entrar en la cueva. No han cambiado muchas cosas", ha dicho Natthawut Thakhamsai, de 14 años.

Varios de los clubes más laureados del mundo del fútbol han invitados a los chavales a visitar en un futuro sus estadios, además de obsequiarlos con equipaciones deportivas.

Los doce niños, de entre 11 y 16 años, y su tutor, de 26 años, se adentraron en la caverna el sábado 23 de junio después de un entrenamiento cuando una súbita tormenta inundó el camino de salida. Tras nueve jornadas de búsqueda, una expedición localizó a los trece en un terreno seco a más de cuatro kilómetros de la entrada.