Musk revoluciona el mercado con Cybertruck, una pick-up eléctrica más rápida que el Porsche 911

Mundo Ethos

Musk revoluciona el mercado con Cybertruck, una pick-up eléctrica más rápida que el Porsche 911
Foto: Ringo H.W. Chiu

Elon Musk ha impresionado al mundo con su nuevo vehículo para Tesla, el imponente Cybertruck, una pick-up con un poder de aceleración mayor que el Porsche 911 y que llega después de meses de promesas. Así entra la automovilística de lleno en el mercado de las pick-up, muy importante en Estados Unidos, con un precio mínimo de 39.900 dólares. En su versión con doble motor y tracción en las cuatro ruedas aumenta su valor en 10.000 dólares… y todavía tiene por encima otro modelo que ronda los 70.000 dólares. «Esto no se parece a nada de lo anterior», ha presumido Musk durante la presentación en Los Ángeles.

El plazo para las reservas ya está abierto, aunque no comenzarán a fabricarlos hasta 2021. Este modelo, que combina el diseño futurista –aunque con una mirada retro que recuerda a Mad Max o Terminator– y el militar, se podrá conseguir –además– por leasing a cambio de 500 dólares al mes. Todo sea dicho, las diferencias entre los modelos más básicos y los más desarrollados son notables; el salto presupuestario se evidencia cuando comparamos las prestaciones de unos y otros.

Por ejemplo, el modelo de 49.900 dólares tendrá una autonomía con batería eléctrica de 482 kilómetros, así la capacidad de pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en 4,5 segundos y de remolcar unos 4.500 kilos. El más avanzado, que costará 69.900 dólares, multiplica sus prestaciones: de 0 a 100 en menos de tres segundos, 840 kilómetros de autonomía, hasta 6.350 kilos de remolque. Y, por si fuera poco, es un vehículo blindado.

La nota curiosa de la cita ha sido el patinazo inesperado del empresario sudafricano: invitó a un asistente al escenario para demostrar la resistencia de sus cristales y el tiro le salió por la culata. Le propuso lanzar una bola metálica contra la ventanilla, convencido de que soportaría el golpe sin apuros. En cambio el cristal se fracturó, a diferencia de lo que había ocurrido en los tests previos. Pero ni siquiera esa decepción ha calmado el entusiasmo. Todavía quedan meses por delante para solventarlo.