The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Rusia

Muere Stanislav Petrov, el oficial soviético que evitó una guerra nuclear

Redacción TO
Última actualización: 19 Sep 2017, 12:04 pm CET
Foto: Pavel Golovkin | AP

Stanislav Petrov ha pasado a la historia como el hombre que evitó una guerra nuclear. Este oficial soviético, en plena guerra fría, se negó a creer a su sistema informático, que anunciaba un ataque de misiles estadounidenses contra la URSS. Ha fallecido este martes en su apartamento de Friazino cerca de Moscú a los 77 años, según ha informado su hijo Dmitri a AFP.

El 25 de septiembre de 1983, Stanislav Petrov era el oficial de guardia en una base de alerta estratégica al sur de Moscú.  Esta noche las alarmas saltaron anunciando el ataque de cinco o seis misiles procedentes de EE. UU., Petrov solo tenía unos instantes para interpretar la señal de alarma de los satélites de vigilancia. El oficial consideró que, en caso de un ataque estadounidense real, este implicaría un centenar de misiles y no cinco o seis, y dedujo que se trataba de un error de los sistemas de alerta. Así, indicó a sus superiores que se trataba de una falsa alarma y no de un ataque inminente.

Su decisión evitó la respuesta soviética al ataque y lo que habría desencadenado en un conflicto nuclear mundial, en un momento de alta tensión entre Moscú y Washington. “Tras el incidente, se quedó en su unidad durante tres días. Volvió a casa completamente agotado, pero no nos contó nada”, recordó su hijo, de 44 años.

Más tarde, especialistas soviéticos concluyeron que la falsa alarma se debía a una interpretación errónea de la reflexión de los rayos de sol en las nubes, que el sistema confundió con la energía que los misiles desprenden al despegar. Unos meses después del incidente, Stanislav recibió una condecoración “por los méritos rendidos a la Patria en las fuerzas armadas“, sin ninguna explicación, según Dmitri.

El incidente, que se mantuvo en secreto durante seis años, no fue revelado hasta dos años después del desmantelamiento de la URSS en 1991, por el semanario Sovershenno Sekretno (“Top Secret”). “Cuando el semanario ruso Kommersant Vlast volvió a hablar de esta historia en 1998, Occidente descubrió un héroe“, ha dicho su hijo. “Tras esto, recibió un centenar de cartas de agradecimiento desde todas partes de Europa, pero nunca entendió la causa de este alboroto, pues él se había limitado a hacer bien su trabajo“, contó.