Muere Dilan Cruz, el estudiante que recibió un disparo de los antidisturbios durante las protestas en Bogotá

Política y Conflictos

Muere Dilan Cruz, el estudiante que recibió un disparo de los antidisturbios durante las protestas en Bogotá
Foto: Ivan Valencia

El joven de 18 años ha muerto tras recibir un disparo de la Policía el pasado sábado, que lo ha mantenido en estado crítico hasta su muerte este lunes. Duque fue herido en medio de las protestas contra el gobierno de Ivan Duque, que cumplen cinco días en Colombia. Desde que Cruz fue trasladado al hospital, miles de jóvenes colombianos instalaron una vigilia con flores y pancartas frente al centro donde fue internado. Rezaban por él y le cantaban «Dilan vive, fuerza Dilan» o «Todos somos Dilan». El estudiante se ha convertido en un símbolo de las protestas.

Cruz es el cuarto muerto registrado en las protestas contra el gobierno, que dejan de momento 500 heridos entre civiles, policías y militares, 172 detenidos y 61 extranjeros expulsados por participar en «actos vandálicos», la mayoría venezolanos. «Con pesar informamos que, no obstante la atención brindada durante estos días en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos, Dilan Cruz, en razón a su estado clínico, acaba de fallecer», ha confirmado el Hospital San Ignacio de Bogotá en un comunicado.

Tras la muerte de Dilan se han iniciado cacerolazos y marchas en varios barrios de Bogotá, donde miles se manifiestan contra las políticas sociales, económicas y de seguridad del gobierno. Los padres de Cruz han llamado a evitar la violencia.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque –presionado por las movilizaciones y con sus índices de popularidad por los suelos–, ha compartido su pésame por la muerte del joven y ha convocado una reunión este martes con los promotores del paro nacional, quienes de momento no han respondido a la invitación.

Hasta el momento, las centrales obreros han rechazado todas las iniciativas gubernamentales para flexibilizar el mercado laboral y las pensiones. A su vez, los estudiantes reclaman más recursos para la educación pública, y los indígenas exigen protección tras el asesinato de decenas de ellos desde que Duque asumió el poder en agosto de 2018. Todos cuestionan el asesinato de líderes sociales y el intento de modificar el pacto de paz de 2016 que desarmó a la exguerrilla FARC, que también ha participado en las marchas.