Millones de musulmanes inician el mes sagrado de Ramadán

Sociedad

Millones de musulmanes inician el mes sagrado de Ramadán
Foto: CHAIDEER MAHYUDDIN

Millones de musulmanes suníes han comenzado este lunes el mes sagrado de Ramadán, en el que tendrán que abstenerse de beber, comer, fumar y mantener relaciones sexuales durante las horas diurnas hasta que llegue la noche con los rezos y los banquetes en familia y amigos. La fecha de comienzo del mes sagrado la ha decretado el Tribunal Supremo de Arabia Saudí, y la decisión del reino suele servir de referencia para el resto de países suníes de Oriente Próximo.

El calendario musulmán es lunar y el Ramadán debe empezar después de la luna nueva, en cuanto asoma el primer trazo de la creciente, por lo que expertos saudíes han confirmado la fecha del inicio del mes sagrado con una observación de la luna el domingo.

View this post on Instagram

Ramadán Karim

A post shared by Centro Cultural Islámico(M30) (@mezquita_m30) on

Durante este mes sagrado los musulmanes deben cumplir con el ayuno o sawn, uno de los cinco pilares del islam, además de mantener una moral pura y ayudar a sus vecinos, especialmente los más necesitados. Por supuesto, la oración, otro de los pilares del islam, es esencial en esta fecha.

El Ramadán coincide con la fecha en la que el profeta Muhammad recibió la primera revelación del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, por lo que es considerado el mes más sagrado del calendario islámico.

Durante el ramadán, los musulmanes ayunan en las horas diurnas y tampoco tienen permitido beber agua, fumar o mantener relaciones sexuales. Aunque las tradiciones difieren en cada país, normalmente las familias se reúnen para romper el ayuno con comidas copiosas tras la puesta de sol y suelen volver a comer poco antes del amanecer.

Del cumplimiento del ayuno solo quedan exentos las mujeres embarazadas o con la menstruación, los enfermos y los viajeros, pero todos ellos deberán recuperar los días que hayan incumplido el ayuno en otras fechas.

Millones de musulmanes inician el mes sagrado de Ramadán 1

Los miembros del comité de observación de la luna de Pakistán realizan oraciones nocturnas después de buscar la luna nueva que marca el inicio del mes sagrado de Ramadán. | Foto: Akhtar Soomro/Reuters.

En los países del golfo Pérsico, el ayuno se extiende durante más horas que en otras latitudes y se caracteriza por las altas temperaturas diurnas que dificultan el cumplimiento del Ramadán y obligan a las instituciones y empresas a reducir los horarios de trabajo.

En Arabia Saudí, las ventas se disparan durante estos 30 días y los comerciantes compiten para ofrecen los mejores precios de los productos más consumidos, como zumos y pastas dulces y saladas. Según el periódico económico saudí Al Iqtisadiya, las ventas minoristas aumentan un 51%, comparado con los demás meses del año.

Al final de Ramadán hay una gran celebración de tres días llamada Eid al-Fitr, o el Festival de la ruptura del ayuno,  donde todos se reúnen para grandes comidas con familiares y amigos e intercambian regalos.

En Marruecos comienza el martes 7 de mayo

Ramadán comenzará en Marruecos el próximo martes, 7 de mayo, después de que los encargados de observar el creciente lunar no lo hayan percibido en el cielo, según ha anunciado el ministerio de Asuntos Islámicos. Así, Marruecos se retrasa un día con respecto a la mayor parte de países árabes pero también a Francia y España (donde residen grandes comunidades de marroquíes y musulmanes).

La observación del creciente lunar tras la luna nueva debe hacerse a ojos vista, sin ayuda de aparatos ópticos, una tarea que suele ser encomendada al ejército en varios puntos del territorio.

Como cada año, el gobierno ha cambiado la hora, retrasando el reloj una hora y haciendo que el alba y el crepúsculo sean una hora antes, para hacer más llevaderas las horas de ayuno y abstinencia. Asimismo, ha impuesto el horario continuo (de 9 a 15 horas) en las administraciones, una práctica que también siguen numerosas empresas privadas.

En Marruecos, la no observancia del Ramadán está penada por la ley: el artículo 222 del Código Penal castiga con una multa y hasta seis meses de cárcel a todo musulmán que infrinja el ayuno en público, una sanción que se aplica, aunque cada vez con menos ahínco, contra quienes son sorprendidos fumando o bebiendo durante las horas diurnas.