The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Los miembros de 'La Manada', condenados a 9 años de prisión por abuso sexual, absueltos de agresión sexual

Redacción TO
Última actualización: 25 Feb 2019, 5:31 pm CEST

Los cinco miembros de 'La Manada', acusados de violar a una joven en los Sanfermines de 2016, han sido condenados a nueve años de prisión por el delito de abuso sexual, pero han sido absueltos del delito de agresión sexual. José Ángel Prenda, Ángel Boza, Antonio Manuel Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero han sido además condenados a cinco años de libertad vigilada tras finalizar la pena de prisión, así como a indemnizar a la demandante de forma conjunta y solidaria con 50.000 euros. Además, no podrán acercarse a ella a menos de 15 metros durante un periodo de 15 años, y tampoco podrán comunicarse con ella por ningún medio.

Los condenados han sido absueltos, además del delito de agresión sexual continuada, del delito de robo con intimidación y del delito contra la intimidad. Antonio Manuel Guerrero ha sido condenado por un delito leve de hurto, por lo que se suman dos meses de multa a su condena. Los jueces consideran que no hubo ni violencia ni intimidación y que los hechos se produjeron al obtener el consentimiento de la víctima prevaliéndose los responsables de una situación de superioridad que coartó la libertad de la víctima.

La sentencia ha contado con el voto particular discrepante de uno de los magistrados, Ricardo González, que ha votado a favor de absolver a los miembros de 'La Manada' de todos los delitos de los que estaban acusados. Además, ha pedido el cese inmediato de las medidas cautelares contra los procesados y considera que deben ser puestos en libertad.

Centenares de personas han recibido el fallo judicial a las puertas de la Audiencia de Navarra al grito de "es violación, no es abuso" y "yo sí te creo".  La concentración, convocada por los colectivos feministas Andrea Lunes Lilas y Gafas Moradas, tiene como lema "¡No es no! ¡Justicia!".

Tras conocer la sentencia, varias organizaciones feministas han convocado manifestaciones en distintas ciudades de España para protestar por el fallo judicial. En Madrid, la comisión de la huelga feminista del 8 de marzo ha convocado una concentración frente al Ministerio de Justicia a las 20:00 horas. Ciudades como Málaga, Zaragoza, Cartagena, Oviedo y Gijón se han sumado a estas protestas, que tendrán lugar durante toda la tarde.

La sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, que se ha conocido en una lectura pública hecha por el magistrado José Francisco Cobo, llega cinco meses después de celebrarse el juicio contra los miembros de 'La Manada', acusados de violar a una joven madrileña en la madrugada del 7 de julio de 2016 en un portal de Pamplona durante los Sanfermines. Las partes tienen ahora 10 días para recurrir la decisión judicial, algo que ya han anunciado. Una vez interpuestos los recursos, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra tardará, previsiblemente, entre cuatro y cinco meses en dar una sentencia definitiva.

Ni la víctima ni los acusados, que permanecen en prisión desde que se denunciaron los hechos, han estado presentes en la lectura del fallo de la sentencia. Tres de los procesados están en Pamplona y los otros dos, un guardia civil y un militar, en Madrid, en una cárcel para funcionarios de estos cuerpos.

A las puertas del Palacio de Justicia había convocada una concentración de colectivos feministas contra el abuso sexual y los miembros de 'La Manada', que creó una gran expectación mediática desde el principio.

Los procesados se enfrentaban a los delitos de agresión sexual continuada, contra la intimidad y robo con intimidación, por los que la Fiscalía había solicitado 22 años y 10 meses de prisión para cada uno de ellos y el pago de una indemnización conjunta de 100.000 euros.

“Nos quieren hacer creer que los cinco conocieron aquella noche a una chica de 18 años, con una vida normalizada, y que después de 20 minutos de conversación decide irse con unos desconocidos para mantener relaciones en grupo con todo tipo de penetraciones, algunas a la vez, y sin usar preservativo”, indicó la fiscal Elena Sarasate, quien argumentó que la chica fue sometida a una violación “conjunta y coordinada, sin consentimiento y bajo violencia e intimidación”.

Las penas se elevaban hasta los 24 años y 9 meses en el caso de la acusación particular, y a 25 años y 6 meses y 25 años y 9 meses en el de las acusaciones populares ejercidas por el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra, más indemnizaciones todos ellos de 250.000 euros.

Las defensas, por su parte, solicitaron en la última sesión del juicio la petición de absolución para sus patrocinados, que en el uso del derecho a la última palabra se declararon “inocentes” de todos los cargos, salvo el guardia civil, que admitió el robo del teléfono móvil de la joven. Sus letrados insistieron en la ausencia de pruebas que contradijeran la versión de los acusados, en la que aseguraron que las relaciones fueron consentidas.

Durante el juicio se produjeron varios momentos de especial tensión, sobre todo, cuando el juez aceptó admitir como prueba un informe realizado por un detective privado contratado por la familia de uno de los acusados, en el que tras hacer un seguimiento a la víctima, mostraba a esta "haciendo vida normal". Ante la polémica creada, el informe fue finalmente retirado por las defensas.

Los hechos probados de la sentencia

La parte de la sentencia que relata los hechos probados durante el juicio ha causado una gran polémica en las redes sociales. En esta parte se hace referencia a cómo la joven se encontraba en un lugar con una sola salida rodeada de los cinco chicos, que fue penetrada en varias ocasiones por todos ellos y que ella sentía una intensa sensación y agobio, entre otros hechos.

"Al encontrarse en esta situación, en el lugar recóndito y angosto descrito, con una sola salida, rodeada por cinco varones, de edades muy superiores y fuerte complexión, conseguida conforme a lo pretendido y deseado por los procesados y querida por estos , 'la denunciante' se sintió impresionada y sin capacidad de reacción", dice la sentencia. "En ese momento notó como le desabrochaban la riñonera que la llevaba cruzada, como le quitaban el sujetador sin tirantes abriendo un clip y le desabrochaban el jersey que tenía atado a la cintura ; desde lo que experimentó la sensación de angustia, incrementada cuando uno de los procesados acercó la mandíbula de la denunciante para que le hiciera una felación y en esa situación, notó como otro de los procesados le cogía de la cadera y le bajaba los leggins y el tanga".

Además, explica que la denunciante "sintió un intenso agobio y desasosiego, que le produjo estupor y le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad, determinándose a hacer lo que los procesados le decían que hiciera, manteniendo la mayor parte del tiempo los ojos cerrados". En los hechos probados se reconoce también que "los procesados, conocieron y aprovecharon la situación de la denunciante en el cubículo al que la habían conducido, para realizar con ella diversos actos de naturaleza sexual, con ánimo libidinoso, actuando de común acuerdo". En concreto, se refiere a que la denunciante "fue penetrada bucalmente por todos los procesados; vaginalmente por Alfonso Jesús Cabezuelo y José Ángel Prenda, este último en dos ocasiones, al igual que Jesús Escudero Domínguez, quien la penetró una tercera vez por vía anal, llegando a eyacular los dos últimos sin que ninguno utilizara preservativo".
Destacan también las conversaciones que mantuvieron los condenados a través de dos chats de WhatsApp, en los que contaban a otros amigos cómo estaban ocurriendo los hechos con frases como "follándonos a una los cinco", "todo lo que cuente es poco" e incluso haciendo referencia a un vídeo sobre este momento.