The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

Merkel acepta endurecer la política migratoria para salvar su Gobierno

Redacción TO
Foto: Adam Berry | AFP

La canciller alemana Angela Merkel logró a última hora del lunes salvar in extremis su Gobierno, al alcanzar un compromiso con el ministro del Interior, Horst Seehofer, para reducir el número de solicitantes de asilo en el país, lo que supone un endurecimiento de las políticas migratorias.

El compromiso alcanzado prevé la instalación de “centros de tránsito” en la frontera entre Alemania y Austria donde instalar a los solicitantes de asilo que ya estuvieran registrados en otro Estado europeo, a la espera de su expulsión.

Esta cuestión era el eje del conflicto que oponía a Merkel, jefa del gobierno alemán y presidenta del partido de centro-derecha CDU, con su ministro Horst Seehofer, líder de la formación conservadora bávara CSU y que había amenazado con dimitir y hacer estallar la débil coalición gubernamental alcanzada en marzo tras un arduo proceso de negociaciones.

Hasta ahora, los inmigrantes que solicitan asilo al llegar a Alemania eran repartidos por todo el país hasta que se examinaran sus casos. El nuevo acuerdo pone fin a la tradicionalmente generosa política de acogida en Alemania.

El Partido Socialdemócrata, tercer socio de la coalición de gobierno, aún debe dar su visto bueno al acuerdo. Su presidenta, Andrea Nahles, se congratuló por que hubieran cesado las hostilidades entre los conservadores para poder “volver al trabajo” pero advirtió de que su partido examinará detalladamente el acuerdo este martes antes de dar una opinión.

Merkel celebró haber alcanzado, “después de unas jornadas difíciles y unas duras negociaciones“, un “buen acuerdo” que respeta “el espíritu de cooperación europeo” y al mismo tiempo supone “un paso decisivo” hacia un mejor control de las solicitudes de asilo en el seno de la Unión Europea.

“Tenemos un acuerdo claro sobre la forma de impedir en el futuro la inmigración ilegal en las fronteras entre Alemania y Austria”, celebró por su parte Seehofer, poniendo fin al pulso que libraba con la canciller Merkel por la política migratoria.

“Este acuerdo muy sólido, que coincide con mis ideas, me permite seguir dirigiendo el Ministerio del Interior”, añadió. El domingo, Seehofer había amenazado con dimitir al considerar que no sería posible alcanzar un compromiso con la canciller.

Finalmente se echó atrás y propuso un último intento de negociación el lunes.

El compromiso también prevé que los inmigrantes instalados en los “centros de tránsito” en la frontera estarán obligados a permanecer en ellos.

Sus retornos a los países de la UE por los que entraron deberán organizarse en el marco de acuerdos administrativos concluidos con los Estados implicados.

Si no se alcanzan acuerdos, se prevé rechazar a los inmigrantes “en la frontera germano-austríaca en el marco de un acuerdo con Austria”, explica el texto del acuerdo, hecho público.

Austria responde al acuerdo

El Gobierno austriaco ha anunciado este martes que está “dispuesto a tomar medidas para proteger” sus fronteras tras las restricciones a la entrada de migrantes anunciadas por su vecino alemán en el marco del acuerdo para resolver la crisis gubernamental en Berlín.

Si el Gobierno alemán valida el compromiso alcanzado el lunes por la noche “estaremos obligados a tomar medidas para evitar desventajas para Austria y su población”, explica el Gobierno austriaco en un comunicado. En el texto se añade que el Ejecutivo está “dispuesto a tomar medidas para proteger sus fronteras en el sur especialmente”, con Italia y Eslovenia.