May cede y anuncia que dejará al Parlamento decidir si aplaza el Brexit

Mundo Ethos

May cede y anuncia que dejará al Parlamento decidir si aplaza el Brexit
Foto: Peter Nicholls| Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado este martes a los diputados que les deja la decisión de aplazar la fecha del Brexit por «un periodo corto y limitado» si rechazan el acuerdo de separación firmado con la Unión Europea y se niegan a salir sin ningún tipo de acuerdo.

Así, si el pacto es rechazado el 12 de marzo, los parlamentarios tendrán la opción de votar al día siguiente si quieren que el Brexit se lleve a cabo el 29 de marzo, la fecha establecida para la salida del bloque europeo.

May ha reiterado que se opone personalmente a ese aplazamiento y ha destacado que, de todos modos, no puede ir más allá de junio ya que, en el caso contrario, Reino Unido tendrá que participar en las elecciones para el Parlamento Europeo previstas para el 26 de mayo. «¿Qué tipo de mensaje enviaría eso a los más de 17 millones de personas que votaron para abandonar la Unión Europea hace ahora casi tres años?», ha preguntado.

«Déjenme ser clara, yo no quiero que se extienda el artículo 50», ha dicho la primera ministra. «Nuestro foco absoluto debe estar en trabajar para llegar a un acuerdo e irnos el 29 de marzo».

La primera ministra ha comparecido ante los diputados para informar sobre el estado de sus negociaciones con Bruselas sobre el acuerdo del Brexit, en concreto sobre la controvertida salvaguarda irlandesa, ideada para evitar que Irlanda e Irlanda del Norte tengan una frontera física.

May ha informado de que ha hablado con los líderes de la Unión Europea para explicar la posición de Reino Unido. Además, se ha reunido con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Estas declaraciones de May llegan un día después de que el líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, anunciara que su organización va a apoyar un segundo referéndum sobre el Brexit.

El texto negociado con Bruselas fue rechazado por los diputados el pasado 15 de enero, sobre todo por el descontento que genera en el ala más euroescéptica de los conservadores la salvaguarda irlandesa, que establece que Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que la provincia británica de Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes.