Más de 370.000 muertos en Siria desde que empezó la guerra en 2011

Mundo Ethos

Más de 370.000 muertos en Siria desde que empezó la guerra en 2011
Foto: Felipe Dana

Ocho años de masacre en Siria. Más de 370.000 personas asesinadas desde que empezó la guerra en 2011, es el balance de la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). Ocho años de relatos de horror, de sonido a metralla y de bombas arrasando paisajes y destruyendo vidas. Y entre las víctimas, 112.623 civiles, incluyendo más de 21.000 niños y 13.000 mujeres, indica la organización, que se informa a través de una red de fuentes en todo el país.

El conflicto, que empezó con la dura represión del régimen de manifestaciones prodemocráticas pacíficas, se transformó con los años en una guerra compleja, con la participación de grupos rebeldes, movimientos yihadistas y potencias extranjeras.

Más de 370.000 muertos en Siria desde que empezó la guerra en 2011

Foto: Felipe Dana | AP

Cerca de 125.000 soldados del ejército sirio y miembros de las milicias afines murieron, según el nuevo balance del OSDH. Fallecieron otros 67.000 combatientes de otras fuerzas, principalmente rebeldes y combatientes kurdos, según el OSDH. Y unos 66.000 yihadistas, principalmente del grupo Estado Islámico (EI) y de Hayat Tahrir Al Cham (HTS), la antigua rama de Al Qaida en Siria, también murieron, según la misma fuente.

Las ONG siguen denunciando las violaciones de derechos humanos del régimen, acusado de ataques químicos, detenciones arbitrarias y torturas. Entre 2012 y 2018, últimos datos a los que ha podido acceder este periódico, se cometieron más de 200 ataques químicos en el país árabe. Múltiples son los ejemplos de bombardeos por parte del régimen de Bashar al-Assad contra colegios y hospitales.

Según documenta la Syrian Network of Human Rights (‘Red Siria de Derechos Humanos’) en su informe The Ruthless Bombing  (‘El bombardeo despiadado’), desde julio de 2012 hasta diciembre de 2017, el Ejército sirio lanzó 68.334 barriles bomba repletos de combustibles, clavos y tornillos de forma indiscriminada.Según este colectivo, más de medio millar cayeron sobre zonas civiles vitales, tales como centros de salud (donde se registraron 76 ataques), mezquitas (donde tuvieron lugar 160 ofensivas), colegios (140 ataques con barriles bomba) y mercados (50 de estos espacios públicos atacados), matando a 10.763 civiles, entre ellos 1.734 niños y 1.689 mujeres.

Por otro lado, el conflicto llevó a demás al exilio a millones de sirios. La gran mayoría de las personas que huyeron lo hicieron hacia los países vecinos, donde más de cinco millones de refugiados sirios permanecen en comunidades locales y campamentos de Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto, informa Cruz Roja. La vida en los campos de refugiados no es nada fácil, al encontrarse ya muy saturados antes del estallido del conflicto, lo que hizo que las necesidades se vieran incrementadas, especialmente aquellas relacionadas con el acceso a la atención médica, la asistencia psicosocial o la cobertura de las necesidades más básicas.