The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Más de 113 millones de personas sufrieron hambre aguda en 2018

Redacción TO
Última actualización: 2 Abr 2019, 7:34 pm CET
Foto: Tobin Jones | AP

En torno a 113 millones de personas en 53 países sufrieron hambre aguda en 2018, según un informe presentado conjuntamente en Bruselas por la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

"La inseguridad alimentaria sigue siendo un desafío mundial. Por eso, desde 2014 hasta 2020, la UE habrá proporcionado cerca de 9.000 millones de euros para iniciativos sobre seguridad alimentaria y nutricional y agricultura sostenible en más de 60 países. El Informe Global destaca la necesidad de una cooperación fortalecida entre los actores humanitarios, de desarrollo y de paz para revertir y prevenir las crisis alimentarias. Una Red Global más fuerte puede ayudar a generar un cambio en el terreno para las personas que realmente lo necesitan", ha señalado Neven Mimica, Comisionado de Cooperación Internacional y Desarrollo.

Según el informe, dos tercios de estas personas viven en países afectados por conflictos. Así, las crisis más graves son en Yemen, República Democrática del Congo, Afganistán, Etiopía, Sudán, Sudán del Sur y norte de Nigeria, donde 72 millones de personas se encuentran entre la fase 3 y la fase 5 de inseguridad alimentaria, siendo la 5 la más grave. Y es que aunque la cifra de hambre aguda ha bajado con respecto a 2017, cuando 124 millones de personas la sufrieron, "no podemos bajar la guardia ni negar la evidencia: la violencia es hoy la principal causa de hambre aguda en el mundo”, según ha explicado durante la presentación del informe en Bruselas, Manuel Sánchez-Montero, director de incidencia y relaciones institucionales de Acción contra el Hambre. Además, hay que tener en cuenta que 13 países, incluidos Corea del Norte y Venezuela, no están en el análisis debido a la falta de datos.

"Para realmente terminar con el hambre, debemos atacar las causas fundamentales: conflicto, inestabilidad, el impacto de las crisis climáticas. Los niños y las niñas deben estar bien alimentados y educados, las mujeres deben estar verdaderamente empoderadas, la infraestructura rural debe fortalecerse para poder cumplir con esa meta de Hambre Cero", ha dicho el director ejecutivo del PMA, David Beasley.

Los datos del informe son una poderosa llamada a fortalecer la cooperación que une la prevención, la preparación y la respuesta para abordar las necesidades humanitarias urgentes y las causas fundamentales, que incluyen el cambio climático, las crisis económicas, los conflictos y los desplazamientos. Además, destaca la necesidad de un enfoque y acción unificados en las dimensiones humanitarias y de desarrollo de las crisis alimentarias, y de una mayor inversión en la mitigación de conflictos y la paz sostenible.