Más de 100 muertos en Brasil durante la huelga policial

General

Más de 100 muertos en Brasil durante la huelga policial

La huelga policial iniciada el sábado en el Estado brasileño de Espírito Santo ha dejado, al menos, 101 muertos, según una portavoz de un sindicato policial. Esta cifra multiplica por seis el número de muertes violentas registradas en el mismo periodo del año pasado. La mayoría han ocurrido en la capital, Vitória, pero estas no son las únicas consecuencias: en un solo día se robaron más de 200 coches (la media diaria es de 20) y los negocios han perdido, al menos, 90 millones de reales (casi 27 millones de euros), según una asociación de minoristas de la región.

La huelga policial iniciada el sábado en el Estado brasileño de Espírito Santo ha dejado, al menos, 101 muertos, según una portavoz de un sindicato policial. Esta cifra multiplica por seis el número de muertes violentas registradas en el mismo periodo del año pasado. La mayoría han ocurrido en la capital, Vitória, pero estas no son las únicas consecuencias: en un solo día se robaron más de 200 coches (la media diaria es de 20) y los negocios han perdido, al menos, 90 millones de reales (casi 27 millones de euros), según una asociación de minoristas de la región.

La violencia se esparce por la zona a medida que avanza la huelga, a pesar de que 1200 soldados patrullan ahora un Estado que antes vigilaban 1800 policías. Familiares y amigos de los propios agentes están impulsando el parón, bloqueando con piquetes las entradas de las comisarías, lo cual ha forzado el cierre de colegios y negocios y el corte del transporte público. El motivo de la huelga es la exigencia de los policías de una serie de mejoras salariales: demandan un aumento de sueldo (ya que, protestan, no se lo han subido en cuatro años) y el pago de los suplementos por peligrosidad, nocturnidad e insalubridad, entre otros. «Vamos a analizar la oferta y ver lo que realmente podemos hacer para que avance esta situación», ha declarado Julio Pompeu, director del Secretariado de Derechos Humanos del Estado, que está ayudando al Gobierno a negociar con la policía.