The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

El Gobierno de Maduro niega la crisis humanitaria pero gestiona adquirir medicinas con la OPS

Redacción TO
Última actualización: 25 Feb 2019, 4:52 pm CEST

Aunque el Gobierno de Nicolás Maduro niega la existencia de una crisis humanitaria en su país, ha suscrito un acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para adquirir medicamentos. Su objetivo es paliar la escasez que, en algunos casos, llega al 100% en fármacos para enfermedades crónicas. El ministro de Salud, Luis López, ha hecho el anuncio de este acuerdo de compra de medicinas, que lleva meses de retraso. A la vez, se ha negado a afirmar que en el país haya una crisis humanitaria, a pesar de que en tan solo los primeros cuatro meses de este año, se han registrado 40 muertes por difteria -erradicada hace 24 años-.

López ha informado de que comprará medicamentos a la OPS para pacientes crónicos “sin intermediarios”. El ministro ha atribuido la escasez a "un bloqueo financiero" de Estados Unidos y de otros países que obstaculizan "la adquisición de medicamentos e insumos médicos".

La situación de salud en Venezuela se ha agravado con la reaparición de enfermedades prevenibles como la difteria y más recientemente la polio, detectada recientemente tras 29 años sin casos. Asimismo, la OPS ha comunicado que en 2017 murieron 35 personas en el país por sarampión. La última actualización epidemiológica difundida por la OPS ha revelado que 1.685 casos confirmados de sarampión fueron reportados por 11 países de América hasta el pasado dos de junio, 85% de ellos solo en Venezuela. Esto se ha podido evitar con vacunas, según médicos y activistas de Derechos Humanos.

El Gobierno venezolano se ha negado en reiteradas ocasiones a abrir un “canal humanitario” por considerar que puede significar una intervención extranjera. Sin embargo, con este anuncio, parece que ha tenido que ceder un poco. Aun así, se desconoce si con estas medicinas se logrará satisfacer la necesidad de todos los enfermos que llevan años con tratamientos irregulares por la falta de medicamentos o si, en efecto, algún día llegarán a puerto y a los hospitales.

A mediados de 2014, el Gobierno de Maduro ratificó un acuerdo con China para la adquisición de más de cien tipos de materiales médico quirúrgicos que serían destinados a la red ambulatoria y hospitalaria del país con una inversión de 127 millones de dólares. Según se informó entonces, este acuerdo permitiría "la continua llegada de más de 100 tipos de materiales" médicos que hoy en día no se consiguen en el país.

Asimismo, en septiembre de 2017 el vicepresidente de Venezuela, Tareck el Aissami, informó de la firma de una nueva alianza con la India para la importación de medicamentos. "Y todas las medicinas y componentes que requiera Venezuela van a ser suministrados por la India. Aquí no nos van a hacer arrodillar por ningún bloqueo ni nos van a asfixiar", indicó entonces el funcionario. Por el momento, las medicinas de India brillan por su ausencia. 

En lo que va de año, al menos una vez a la semana Venezuela es escenario de protestas que tienen que ver con la crisis humanitaria. Existe una severa escasez de medicamentos y materiales médicos para tratar cualquier tipo de enfermedad y, cuando se logran conseguir, los costes superan con creces el salario promedio de los ciudadanos, que ronda los tres dólares a cambio oficial.  Esta situación, que se inició hace más de cinco años, se ha ido agravando con el paso de los meses.

Venezuela, con una hiperinflación que alcanza el 13.800% en 2018 según el FMI, sufre una reducción de medicamentos de entre el 85% y el 100%, de acuerdo con la Federación Farmaceútica. Esta escasez ha provocado frecuentes protestas de pacientes que piden un "canal humanitario".

Francisco Valencia, director de Codevida, la ONG venezolana que defiende los derechos de la salud, ha dicho a The Objective que con esta medida "el Gobierno admite la gravedad de la situación y acude a la OPS después de negar la emergencia humanitaria". "Nuestro planteamiento en Codevida fue siempre utilizar estos mecanismos de cooperación para aliviar la situación de emergencia humanitaria. Lo más importante es conocer la situación hospitalaria y la magnitud de la ayuda que van a pedir, el tiempo y la cantidad para suplir a todas las personas con condiciones de salud crónicas. Sin eso no se puede valorar nada. Ojalá no sea un anuncio ficticio".

Precisamente, Luis López ha acusado a Codevida de ser un "cártel" y a Valencia de ser un "sinvergüenza asalariado" durante su anuncio de la compra de medicamentos a OPS.


"La oposición dice que hay muchos países que quieren ayudar con el envío de medicamentos y material médico. ¿Por qué no llaman a la OPS, que es el canal regular para ayudar a un país?", ha cuestionado el ministro. También ha indicado que existen ONG como Médicos sin Fronteras que "son una farsa".