Madrid homenajea a las Trece Rosas en el 80 aniversario de su fusilamiento

No Category -

Madrid homenajea a las Trece Rosas en el 80 aniversario de su fusilamiento

Su delito fue militar en un partido contrario al régimen de la dictadura, fueron llevadas a la cárcel de Ventas, una prisión concebida para 500 presas y que, sin embargo, llegó a albergar 5.000

La madrugada del 5 de agosto de 1939 fueron fusiladas en el Cementerio del Este de Madrid Carmen, Martina, Blanca, Pilar, Julia, Adelina, Elena, Virtudes, Ana, Joaquina,  Dionisa, Victoria y Luisa. 13 mujeres de entre 18 y 29 años, siete de ellas, menores de edad (21 años). 

Pero, para llegar es madrugada de agosto, hay que remontarse al 29 de julio de 1939. 

Tres meses después del final de la Guerra Civil, se produjo el asesinato del guardia civil Isaac Gabaldón, su hija y su chófer, a manos de miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). Una organización política juvenil española fundada en marzo de 1936 como resultado de la fusión de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), del Partido Comunista de España (PCE) y las Juventudes Socialistas de España del PSOE.

El 4 de agosto, Franco celebró un consejo de guerra sumarísimo en Madrid. De los 67 acusados, todos miembros de las JSU, 65 fueron condenados a muerte y 63 fusilados al día siguiente, entre ellos, las 13 mujeres.

Su delito fue militar en un partido contrario al régimen de la dictadura. Fueron llevadas a la cárcel de Ventas, una prisión concebida para 500 presas pero que llegó a albergar 5.000 mujeres. 

El delito por el que fueron acusadas, al igual que el resto de los 67 acusados, fue el de “adhesión a la rebelión”, sin embargo, fue considerada una condena injusta puesto que en el momento en el que se produjo el atentado, ellas ya estaban en prisión.

“Salgo sin llorar. Me matan inocente, pero muero como debe morir una inocente. Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada”, escribía una de las trece, Julia Conesa Conesa (21 años) la noche antes de ser fusilada. Su carta terminaba con un escueto “que mi nombre no se borre en la historia”

Como cada cinco de agosto, se les ha rendido homenaje en la pared del muro del ahora Cementerio de la Almudena, en el que fueron fusiladas, a las que la historia ha bautizado como las Trece Rosas. 

Para Julia Santos, de la Unión de Juventudes Comunistas de España, “la mejor manera de recordar su lucha no es venir aquí un día a recordarlas”, “sino transformar todo el ejemplo que nos dejaron y convertirlas en lucha en los barrios, en las aulas y en las universidades. Sobre todo ahora en un momento en el que Madrid vive un momento de reacción en el que el ‘régimen’ está mostrando su cara más reaccionaria”.