Los toros de Cebada Gago dejan un herido por asta en el Segundo encierro de Sanfermines

Mundo Ethos

Los toros de Cebada Gago dejan un herido por asta en el Segundo encierro de Sanfermines
Foto: JON NAZCA| Reuters

Los toros de la ganadería Herederos de Cebada Gago, que vienen de Medina Sidonia, en Cádiz, han sido los protagonistas de segundo encierro de los Sanfermines de 2019. Ha sido una carera llena de caídas pero muy rápida – dos minutos y 23 segundos– que ha acabado con un herido por asta de toro y otras tres solicitudes de traslado por distintas contusiones, según el primer parte del portavoz de la Cruz Roja. Los astados han arrollado a un mozo justo al inicio de la carrera.

La manada ha avanzado compacta medio encierro, hasta que en la calle Estafeta se ha separado primero en dos grupos y luego en tres, al quedar un cárdeno descolgado, huecos que han permitido a los mozos correr junto a los morlacos, aunque su velocidad no lo ha facilitado y sí que ha provocado sucesivas caídas.

Los astados de Herederos de Cebada Gago son de los más veteranos en Pamplona con 30 ediciones a sus espaldas y son considerados bravos, fieros y peligrosos, ya que en los 30 años que han corrido por Pamplona han provocado 57 heridos por asta de toro, lo que supone una media de 1,86 corneados por encierro.

De los ocho astados de este año, cuyo peso oscila entre los 505 y los 605 kilos, seis han corrido el encierro, y por la tarde serán lidiados en la plaza por los diestros Manuel Escribano, Rubén Pinar y Juan del Álamo.