Los socialistas ganan las elecciones en Portugal pero no logran la mayoría absoluta

Mundo Ethos

Los socialistas ganan las elecciones en Portugal pero no logran la mayoría absoluta
Foto: RAFAEL MARCHANTE| Reuters

El primer ministro de Portugal, el socialista António Costa, ha ganado las elecciones, pero sin mayoría absoluta, por lo que tendrá que volver a buscar socios políticos para esta segunda legislatura.

De esta manera, Costa ha ganado por primera vez unas legislativas, marcadas por una alta abstención (del 45%), pues su primer gobierno se basó en una alianza de la izquierda que desbancó al centroderecha, ganador de las elecciones de 2015.

Con el 36,6% de los votos, los socialistas han quedado a nueve puntos del segundo partido más votado, el PSD, de centroderecha. De esta manera, los socialistas pasan de tener 86 diputados a contar con 106, lo que los sitúa a apenas diez escaños de la mayoría absoluta.

En las negociaciones a las que ahora se enfrenta Costa para poder formar gobierno, una opción será volver a pactar con la izquierda que le sostiene desde el año 2015.

Por un lado, el Bloco de Esquerda ha obtenido el 9,47% de los votos y, aunque es algo menos que hace cuatro años, este resultado no ha impedido que endurezcan sus condiciones para apoyar a los socialistas, a quienes piden un pacto revisable año a año para aprobar los presupuestos. Por otro lado, la alianza del Partido Comunista Portugués y Los Verdes ha logrado el 6,19% de los votos, dos puntos menos que hace cuatro años.

Tras conocer los resultados de los comicios, Costa ha abierto la puerta a repetir la alianza con el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués, con quienes hace cuatro años creó un pacto que fue bautizado como gerigonça. «A los portugueses les ha gustado la ‘geringonça’ y desean la continuidad de la actual solución política, ahora con un PS más fuerte», ha dicho.

Si repetir la alianza con esta izquierda se complica, la tercera opción es el partido animalista PAN, que pasa del 1,39% de los votos en 2015 al 3,28%, lo que le permite pasar de uno a cuatro diputados.

En estas elecciones han irrumpido tres nuevos partidos, cada uno de ellos con un diputado: Iniciativa Liberal, Livre, y el ultraderechista Chega. Así, es la primera vez que una fuerza de ultraderecha entra en el Parlamento de Portugal desde la llegada de la democracia al país.