The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

Los pilotos alemanes de Ryanair se suman a la huelga europea del viernes

Redacción TO
Foto: Cockpit | RRSS

Los pilotos alemanes de la compañía aérea de bajo coste Ryanair se sumarán el viernes a la huelga de pilotos establecidos en Irlanda, Suecia y Bélgica, ha anunciado este miércoles el principal sindicato alemán. La huelga se enmarca dentro de una crisis que estalló en septiembre de 2017 y que derivó en varios paros a finales de año.

“No vemos en Ryanair la voluntad de entablar verdaderas negociaciones salariales“, ha declarado Martin Locher, presidente del sindicato Vereinigung Cockpit, que pide mejores condiciones contractuales y una subida de los salarios.

El principio de la huelga fue aprobado a finales de julio en una votación por un 96% de los miembros de Cockpit. Estos también fijaron un ultimátum a Ryanair que venció la madrugada del martes sin que se hallara ningún tipo de acuerdo.

La huelga a la que están convocados 400 pilotos en 10 aeropuertos alemanes comenzará el viernes a las 03:01 hora local y concluirá el sábado a las 02.59 hora local.

“Ryanair descartó un aumento de sus gastos de personal. Paralelamente Ryanair no dio ninguna indicación sobre los márgenes de maniobra para encontrar una solución. Ryanair es por tanto totalmente responsable” de la huelga, ha denunciado Martin Locher.

 

Según la agencia alemana Dpa, 146 de los 2.400 vuelos previstos en Europa el viernes habían sido anulados antes de la decisión de los pilotos alemanes por las huelgas en Irlanda, Suecia y Bélgica.

Cockpit “lamenta las consecuencias (de la huelga) para los pasajeros, las tripulaciones de cabina y el personal de tierra”, ha indicado el sindicato en su comunicado, informa Afp.

El malestar en la aerolínea irlandesa estalló en septiembre de 2017 cuando salió a la luz un problema en la planificación del programa de los pilotos que provocó un grave conflicto social y la anulación de 20.000 vuelos en los meses siguientes.

La crisis llevó a Ryanair a dar un giro de 180 grados y a empezar a negociar con los sindicatos de varios países, cuando hasta entonces se había negado a reconocerlos, pero las negociaciones subsiguientes no dieron grandes frutos.