Los científicos resuelven el misterio de la nebulosa del Bumerán

Futuro

Los científicos resuelven el misterio de la nebulosa del Bumerán
Foto: HANDOUT

Una estrella roja antigua y gigante que se encuentra a unos 5.000 años luz de la Tierra en la constelación del Centauro, ha producido uno de los objetos más fríos del cosmos, la nebulosa del Bumerán que ha sido captada por un equipo de astrónomos que han utilizado el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), un instrumento único para sondear las primerísimas estrellas y galaxias, y captar directamente exoplanetas.

Desde 1995 llevan observando esta estrella y ha sido un misterio total cómo esta ha podido crear un ambiente con temperaturas sorprendentemente más bajas que la natural del espacio. Según las mediciones de estos científicos, la respuesta está en un estrella pequeña vecina que ha sido absorbida por la gigante roja y ha eyectado gran parte de su materia en un chorro de polvo y gas ultrafrío. Este chorro se expande a una velocidad tan elevada que su temperatura ha bajado a menos de medio grado Kelvin. Cero grados Kelvin es la medida conocida como cero absoluto, donde todo movimiento termodinámico se detiene.

“Estos datos nos muestran que la mayor parte del envoltorio estelar de la gigante roja ha sido arrojado al espacio a velocidades mucho mayores de las que alcanzaría una gigante roja por sí sola”, ha expresado Raghvendra Sahai, astrónomo del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena y autor principal del estudio “The coldest place in the Universe: Probing the ultra-cold outflow and dusty disk in the Boomerang Nebula,”, publicado en la revista The Astrophysical Journal. “La única forma de eyectar tanta masa a velocidades tan extremas es por efecto de la energía gravitacional de dos estrellas en interacción, lo cual explicaría las intrigantes características del chorro ultrafrío”. Según Sahai, estos vecinos cercanos podrían explicar la extinción precoz y violenta de la mayoría de las estrellas del Universo.

La estrella gigante roja situada en el centro de la nebulosa debería encogerse y calentarse, para finalmente ionizar el gas que la rodea y producir una nebulosa planetaria. Las nebulosas planetarias son objetos muy brillantes que se forman cuando las estrellas crecen y se despojan de sus capas superficiales hacia el final de su fusión nuclear. La nebulosa del Bumerán, en este caso, representa las primeras etapas de este proceso, con lo cual es una nebulosa preplanetaria.

Las observaciones de ALMA han permitido generar una imagen muy representativa de esta nebulosa preplanetaria, donde se aprecia un chorro dentro de otro chorro ultrafrío redondeado. El primer chorro se extiende por más de 3 billones de kilómetros de un extremo a otro, y es el resultado de una erupción provocada por la estrella central, que barre la parte interna del chorro ultrafrío.