Londres y el laboratorio GSK colaborarán en una vacuna del coronavirus

Futuro

Londres y el laboratorio GSK colaborarán en una vacuna del coronavirus

Reino Unido aportará ayuda financiera al desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus por parte de un organismo público-privado, la CEPI

El Gobierno británico ha anunciado este lunes que aportará ayuda financiera al desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus  aparecido en China por parte de un organismo público-privado, la CEPI, que contará con la ayuda del gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline (GSK).

La Coalición para la Innovación en Preparación ante las Epidemias (CEPI) es un grupo de investigación bajo la égida de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que incluye a organismos públicos con el Instituto Pasteur francés y empresas privadas como Takeda o Sanofi.

Fue creada en 2017 para enfrentar epidemias como la del ébola en África.

El ministerio británico de Sanidad ha anunciado en un comunicado que aportará 20 millones de libras a este organismo para desarrollar nuevas vacunas contra las enfermedades más mortíferas, entre ellas el nuevo coronavirus (cuyo nombre científico es 2019-nCoV).

Además, el ministro Matt Hancock ha anunciado que la sanidad británica ha sido capaz de secuenciar el genoma de los dos casos del virus registrados en el país y ha hechos públicos estos datos.

«Los hallazgos sugieren que el virus no ha evolucionado en el último mes», ha dicho Hancock ante el Parlamento. China compartió sus datos de secuenciación del genoma el 10 de enero.

La CEPI anunció en el foro económico de Davos en enero que trabajaba en el desarrollo de una vacuna contra el virus chino. Las pruebas clínicas que podrían tener lugar en unos meses.

«Es un calendario extremadamente ambicioso y no tendrá precedente en el campo del desarrollo de una vacuna. Es importante recordar que si lo logramos, y no existen garantías, habrá que enfrentar nuevos desafíos antes de que la vacuna esté disponible a gran escala», ha advertido Richard Hatchett, director general de la CEPI, citado en el comunicado del ministro de Sanidad.

Por su parte, el laboratorio británico GSK, un peso pesado de la industria farmacéutica mundial, ha anunciado en un comunicado separado que portará su tecnología de fabricación de adyuvantes para las vacunas.

Los adyuvantes son substancias utilizadas para aumentar la eficacia de las vacunas incrementando la respuesta inmunitaria, lo que permite fabricar un número mayor de dosis.

El nuevo coronavirus ha causado al menos 361 muertos, de los cuales 57 únicamente el domingo, según el último balance de la epidemia, que ya ha superado al SRAS en China.