Llega a España 42, una innovadora escuela de programación sin profesores ni horarios

Futuro

Llega a España 42, una innovadora escuela de programación sin profesores ni horarios
Foto: Fundacion Telefonica

La Fundación Telefónica traerá a España 42, una escuela de programación sin clases, ni profesores, ni horarios. 42Madrid, que abrirá el 2 de septiembre, es una escuela gratuita pensada para alumnos de todas las edades y basada en una metodología “avalada por su trayectoria en más de diez escuelas del mundo”.

El modelo educativo de esta escuela, que tendrá capacidad para 900 alumnos, se basa en “un método pedagógico revolucionario a través de la gamificación y el peer to peer”. “42Madrid es una filosofía de vida, una nueva manera de relacionarse con el aprendizaje y formar a los perfiles digitales del futuro”, explica Fundación Telefónica.

En 42Madrid, donde no se necesita una formación concreta para ser aceptado, cada alumno marca libremente su ritmo de aprendizaje, “en el que prima el trabajo colaborativo, el esfuerzo y la constancia”.

Esta formación “está pensada para todos aquellos a los que les apasione la tecnología o simplemente les llame la atención o sean conscientes de que el mundo está cambiando y la digitalización es imprescindible para casi cualquier puesto de trabajo”, así como para quienes “quieran reciclarse” o “empezar de nuevo”.

El proceso de aprendizaje con este método suele durar unos tres años de media y sigue “una metodología basada en proyectos de las diferentes ramas de la programación”, explica la fundación.

En esta escuela, que estará situada en la sede central de Telefónica, en Madrid, contará con 250 proyectos que se actualizarán constantemente y se organizarán de acuerdo a un árbol de programación de 21 niveles, “a los que los estudiantes se enfrentan, como si de un videojuego se tratase, superando las fases y adquiriendo conocimientos competenciales”.

Para formar parte de la escuela, es necesario inscribirse en la web 42Madrid.com y pasar dos pruebas online, consistentes en un ejercicio de memoria de 10 minutos de duración y un test de lógica de dos horas y media.

Una vez superada esta fase, hay que inscribirse en las denominadas piscinas, que son las pruebas decisivas para entrar en la escuela. En esta fase, los candidatos “entrarán en contacto con el mundo de la programación a través de proyectos audiovisuales y del conocimiento colectivo de los compañeros”.

Esta fase es “la más dura y exigente”, puesto que los aspirantes a formar parte de este proceso de formación pasarán una media de 12-14 horas diarias en la escuela durante un mes, en el que “lo más importante es la actitud, las ganas de aprender y de colaborar con el resto de participantes”.

Este método ya funciona en escuelas de otras partes del mundo, como Ècole 42, en Francia. Sus creadores aseguran que todos los alumnos que han pasado por la escuela tienen actualmente un puesto de trabajo relacionado con la informática y la mayoría de ellos consiguen un trabajo antes de acabar la formación.