The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Las protestas contra la reforma de las pensiones dejan al menos dos muertos en Nicaragua

Redacción TO
Última actualización: 20 Abr 2018, 9:03 am CEST

Al menos un manifestante y un policía resultaron muertos el jueves en las violentas protestas que, por segundo día, estallaron en Nicaragua contra las reformas del sistema de pensiones decretadas por el gobierno.

En medio de las manifestaciones, el ejecutivo cerró cuatro canales privados de televisión, de los cuales dos ya han sido reabiertos.

Los fallecidos son el oficial Jilton Manzanares, de 33 años, quien "fue asesinado con una escopeta" durante los disturbios ocurridos en el sector de la Universidad Politécnica (Upoli), en la capital, informó la policía en el portal oficial de noticias.

La segunda víctima es Richard Pavón, de 17 años, quien murió "a consecuencia de impactos de bala por grupos" que pretendían atacar la alcaldía de la ciudad de Tipitapa, aledaña a la capital, indica el parte.

La policía confirmó, además, dos civiles heridos de bala, mientras que la oposición informó también de un universitario muerto y varios heridos, pero esta versión no ha sido confirmada oficialmente, informa AFP. Las autoridades dieron un primer informe con tres fallecidos y luego un segundo con dos.

Cientos de manifestantes, entre universitarios, jubilados y vecinos se enfrentaron el jueves a los antidisturbios en las calles de la capital y otras ciudades en protesta por la reforma del sistema de pensiones.

Los manifestantes rechazan los incrementos en las contribuciones al sistema de pensiones decretados por el Gobierno de Daniel Ortega.

Cientos de antidisturbios con escudos, escopetas y gases lacrimógenos se enfrentaron a los manifestantes que lanzaron piedras, mientras numerosos transeúntes quedaron atrapados en medio de las protestas.

La capital vivió un ambiente tenso y las universidades suspendieron las clases, mientras algunos comercios cerraron sus puertas.

Durante la noche, vecinos de colonias de clase media salieron de forma espontánea a las calles y protagonizaron una cacerolada, al grito de "no tenemos miedo", apoyando así a los jóvenes que aún se encontraban manifestándose.

"Llamamos a la calma y que las fuerzas del orden respeten a los medios de comunicación y los derechos de los manifestantes", reclamó la embajadora estadounidense, Laura Dogu, en Twitter.